ACCIDENTE CEREBROVASCULAR O ICTUS

14 Mar

Un accidente cerebrovascular (ACV), ictus, apoplejía o infarto cerebral, es una muerte repentina de las células del cerebro causada por una falta de suministro de oxígeno al cerebro.

Hay dos tipos principales

Ictus isquémico o infartos cerebrales (80% de los accidentes cerebrovasculares) son resultado de una obstrucción o una reducción del flujo sanguíneo en una arteria que irriga a el cerebro.

Ictus hemorrágicos se deben a la ruptura de una arteria en el cerebro provocando una hemorragia intracerebral (15% de los accidentes cerebrovasculares) o a una ruptura de un aneurisma provocando una hemorragia subaracnoidea (5% de los ACV).

Los “mini-derrames cerebrales” o ataques isquémicos transitorios (AIT), ocurren cuando el suministro de sangre al cerebro se interrumpe brevemente.

¿Quiénes pueden tener un ictus?

  • Los adultos mayores de 40 años son quienes tienen mayor probabilidad de sufrir un ictus, pero la gente más joven y los niños también pueden padecerlo.
  • Los ictus afectan a casi la misma cantidad de hombres y de mujeres.
  • Las personas de todas las razas corren riesgo de tener accidentes cerebrovasculares. El riesgo de muerte a causa de un derrame cerebral es casi el doble en la población afroamericana, comparado con el riesgo en la población anglosajona. Por lo general, los afroamericanos sufren daños más graves.
  • Las personas con enfermedad cardíaca podrían presentar un mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares. Además, ciertos tipos de enfermedad cardíaca pueden causar coágulos sanguíneos.

¿Cómo puede reducir el riesgo de tener un ictus?

  • Vigile su presión arterial. La presión arterial alta (o hipertensión) aumenta las posibilidades de tener un derrame cerebral. Una de cada tres personas con hipertensión no sabe que sufre esta enfermedad. Verifique con frecuencia su presión arterial.
  • Controle su diabetes. La diabetes puede dañar los vasos sanguíneos del cerebro y aumentar el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Siga la recomendación de su médico para controlar su diabetes.
  • Deje de fumar. Fumar puede causar coágulos sanguíneos. Además, puede aumentar su presión arterial. Hable con su médico, farmacéutico o personal de enfermería para saber cómo puede dejar de fumar.
  • Haga ejercicio a diario. El ejercicio fortalece el corazón y mejora la circulación sanguínea. Además, puede ayudarle a controlar su peso. El exceso de peso aumenta la posibilidad de enfermedades.

Los síntomas de un ictus son:

  • Entumecimiento o debilidad repentinos en el rostro, brazos o piernas (especialmente de un lado del cuerpo)
  • Confusión súbita, dificultad para hablar o entender
  • Problemas repentinos para ver con uno o ambos ojos
  • Dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación de los movimientos
  • Dolor de cabeza súbito y severo sin causa conocida

Si tiene alguno de estos síntomas, debe ir rápidamente a un hospital para empezar un tratamiento. La terapia aguda para el ictus trata de parar el accidente cerebrovascular disolviendo el coágulo o controlando la hemorragia. La rehabilitación posterior al ataque cerebral ayuda a las personas a superar las discapacidades causadas por el ictus. La terapia médica con anticoagulantes y antiplaquetarios es el tratamiento más común.

Fuentes:

Wiki de neurocirugía (www.neurocirugia.com)

NIH: Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrame Cerebral (Medline)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: