Investigación sobre DCA y capacidad de conducción

4 Abr

Hace unos días os comentamos una investigación de la Dirección de Tráfico del País Vasco sobre cómo el daño cerebral adquirido puede afectar a la capacidad de conducción. Hoy os traemos un vídeo explicativo sobre la investigación:

En los casos en los que el traumatismo es moderado o grave, las secuelas son tan evidentes e incapacitantes para las actividades de la vida diaria, que tanto los familiares como los propios pacientes suelen estar de acuerdo en abandonar la conducción tras la lesión. Pero cuando el traumatismo es leve, los síntomas son suelen ser más sutiles y más difíciles de detectar a simple vista, o son achacados a factores voluntarios o de cambio de personalidad (está más bromista, se enfada más rápido, está en las nubes, etc.).

En los traumatismos leves, que muchas veces no dan alteraciones en las pruebas de neuroimagen habituales (resonancia magnética o TAC), pueden aparecer diversas alteraciones cognitivas, aunque el manejo puramente procedimental del vehículo, el “cómo conducir”,  se conserve.

Los principales síntomas cognitivos son el enlentecimiento en la velocidad de procesamiento de la información (lo que conlleva grandes tiempos de reacción), disminución de la concentración, disminución del rendimiento en tareas de atención dividida (ej:cambiar la marcha mientras se mantiene la dirección y se controlan la carretera y los espejos retrovisores), alteraciones en el aprendizaje y disminución de la flexibilidad mental.

Sin embargo, también hay déficit emocionales y comportamentales en los TCE. Los más frecuentes son, además del síndrome postconmocional, excitabilidad y agresividad, depresión postraumática, trastornos de personalidad o desinhibición. Estas alteraciones tienen importantes repercusiones en la conducción de un vehículo, ya que pueden llevar a estos individuos a actuar de manera impulsiva, a subestimar el riesgo  y a responder de forma agresiva a las diferentes circunstancias que se dan durante la conducción. Por ello, sería importante tenerlas en cuenta antes de permitir o facilitar la conducción de estas personas con daño cerebral.

En Integra Daño Cerebral, apoyamos las iniciativas que abogan por la regularización legal de la situación. Consideramos necesario que establezca y reconozca institucionalmente un protocolo de evaluación que permita discriminar a las personas con alteraciones cognitivas, conductuales o emocionales que sean capaces de conducir con seguridad con respecto a las que no lo son.

Hoy, Miércoles Santo, el día con más tráfico del año, no podíamos despedir este post sin desearos a todos que paseis unos felices días de Semana Santa, recordando que la prudencia y la responsabilidad en la carretera son el mejor medio de prevención de los accidentes de tráfico (principal causa de traumatismos craneoencefálicos). Os dejamos el vídeo de la campaña de la DGT para estas fiestas, que insta a la colaboración de todos para hacer nuestras carreteras más seguras:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: