Search results for 'Coma vigi'

Síndrome de vigilia sin respuesta y mínima conciencia

24 Jun

El “Síndrome de vigilia sin respuesta” y el “Estado de mínima conciencia“, también denominados Estado Vegetativo y Estado de mínima respuesta, respectivamente, consisten en estados alterados de la conciencia en los que el afectado no responde a estímulos, o bien lo hace, aunque de forma discreta y poco frecuente.

En 2011, uno de los talleres que anualmente organiza la Federación Española de Daño Cerebral FEDACE, versó sobre este tema. En estos talleres, como ya os contamos en un post anterior, varios profesionales (22 en el último) de tantas asociaciones de diversas provincias de España, se reúnen y trabajan al unísono durante varios meses, junto con otros profesionales coordinadores, con el fin de realizar una publicación orientativa sobre el tema tratado.

En este post os realizaremos un pequeño resumen del cuaderno que salió de ese taller, intentando clarificar en qué consiste cada estado y cuáles son sus características principales. Podeis descargar la publicación completa aquí.

Estas alteraciones constituyen un grave problema de salud, ya que los afectados presentan una dependencia total de terceros para realizar todas las actividades básicas de la vida diaria: alimentación, aseo, vestido, etc. Ésto supone una gran carga emocional y económica para sus familias.

PARTES DEL ENCEFALO

El tradicionalmente llamado “estado de coma”, entendido como la pérdida completa del nivel de conciencia, se encuentra relacionado con el tronco del encéfalo (formado por el bulbo raquídeo y la protuberancia o puente). Dentro de éste se encuentra una estructura, la formación reticular, que emite unas fibras de conexión que forman el llamado SARA: Sistema de Activación Reticular Ascendente.

SARAEl SARA controla el nivel de alerta o arousal, proporcionando la activación necesaria para que funcionen adecuadamente todas las partes del cerebro. Lesiones en este sistema o lesiones corticales difusas pueden alterar el nivel de alerta, de tres formas: Coma, Estado Vegetativo y Estado de Mínima Conciencia.

axonPese a que se encuentra en una zona muy protegida del encéfalo, este sistema puede resultar dañado por diversas lesiones: traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares o ictus, anoxia (falta de oxígeno). De estas lesiones, la que mejor pronóstico presenta, por la fisiopatología del daño, es la lesión de origen traumático, que suele ser debida a la lesión axonal difusa, que se produce cuando se “desgarran” las fibras que unen unas neuronas con otras, y permiten que se comuniquen (axones).

COMA, ESTADO VEGETATIVO Y ESTADO DE MÍNIMA RESPUESTA

En el estado de coma, el paciente permanece con los ojos cerrados y sin responder ante estímulos. Este estado tiene una duración desde 1 hora hasta 4 semanas. A partir de ahí, evoluciona hacia un estado vegetativo o a un estado de mínima respuesta. En este estado pueden aparecer algunas respuestas en el paciente, provocadas por reflejos de zonas conservadas del tronco cerebral (relacionados con el movimiento de los ojos o la cabeza). Para que se considere que un paciente ha salido de este estado debe haber apertura ocular y regulación del ciclo sueño-vigilia.

El estado vegetativo (coma vigil) es un estado de vigilia en el paciente abre los ojos pero no presenta respuesta alguna hacia uno mismo o hacia lo que le rodea. Solo aparecen respuestas motoras reflejas, sin intencionalidad por parte del paciente. Recientemente, se ha sustituido este término por el de Síndrome o Estado de Vigilia sin Respuesta. Este estado puede ser parcial o totalmente reversible, o convertirse en persistente (tras un mes de evolución). Las posibilidades de recuperación disminuyen cuanto mayor es el tiempo transcurrido desde la lesión. Si un paciente tras un daño cerebral traumático no muestra respuesta tras un año de la lesión, se considera que el estado es permanente. Este período se reduce a tres meses si el daño no es traumático. Para diagnosticar este estado, hay que estar muy seguro de la ausencia de cualquier tipo de respuesta voluntaria (seguimiento visual, respuesta a órdenes simples, etc.).

El estado de mínima respuesta o mínima conciencia es un estado de alteración grave de la conciencia en el que existe una evidencia clara y replicable de respuesta ante un estímulo. El paciente es incapaz de comunicarse verbalmente, pero puede realizar seguimiento visual, controlar el parpadeo o presentar alguna otra respuesta motora. Entre los criterios diagnósticos se encuentra la capacidad de responder si/no de forma consistente mediante cualquiera de los movimientos mencionados o cualquier otro gesto. En este estado, el paciente puede presentar episodios de risa o llanto coherentes con la estimulación presentada, verbalizaciones, intención por alcanzar objetos u otros tipos de intencionalidad. Para que se considere que el paciente ha salido de este estado, éste debe ser capaz de realizar un uso funcional de objetos (no simple manipulación) y/o comunicación interactiva, mediante lenguaje oral o de otra forma alternativa.

criteriosconsciencia

 

Tabla: Criterios diagnósticos de la Academia Americana de Neurología (Modificado de Giacino 2002)*

Cualquiera de estos estados requiere una respuesta asistencial continuada, especializada y coordinada. Estos pacientes una vez que la evolución se considera estabilizada, y se consigue la estabilidad médica, son dados de alta a su domicilio, o en otros casos, derivados a centros hospitalarios de cuidados medios, o paliativos. Estos afectados necesitan atención 24 horas al día, en el aseo, en la alimentación, cambios posturales, etc. Toda la carga suele recaer sobre los familiares que, sin ser profesionales, tienen que aprender a cuidar. Además, precisan de un tratamiento continuado de fisioterapia y de otras terapias, como puede ser la logopedia o la neuropsicología; todas realizadas por profesionales especialistas en atención a pacientes neurológicos para garantizar una asistencia de calidad y que proporcione los resultados adecuados.

Queremos terminar esta píldora de información con una cita textual del cuaderno de FEDACE: “En definitiva, la actuación en este colectivo requiere un equipo interdisciplinar que trabaje de forma coordinada, con profesionales altamente capacitados y bien entrenados en el manejo de este colectivo y sus familias”.

Fuente: FEDACE Cuaderno nº13 ·Sídrome de vigilia sin respuesta y mínima conciencia.

*Otra gran entrada sobre este tema, la podeis encontrar en el blog Redneuropsicológica, gestionado por @PazLD a quien le hemos cogido prestada la tabla.

Anuncios

Tratamiento de la disfagia

25 Abr

Ya os hemos hablado anteriormente de la Disfagia en Daño Cerebral Adquirido. Hoy Conchi Martínez Rodríguez, una de nuestras logopedas nos indica las estrategias de comienzo de la alimentación para los pacientes que se encuentran en esa situación. Recordamos que la disfagia puede tener complicaciones importantes para la salud del paciente (aspiraciones, neumonía, etc.), por lo que el tratamiento debe hacerse por un logopeda especializado en la materia, que proporcionará indicaciones concretas a la familia del paciente sobre las pautas a seguir en casa.

El objetivo principal del tratamiento de la disfagia es conseguir una alimentación oral con una deglución segura mientras se mantiene una hidratación y nutrición adecuadas.

Estrategias de tratamiento:

  • En cuanto a la cantidad, se administrará en principio, alimento sólido con cucharita de café y se irá aumentando el volumen paulatinamente según pautas del logopeda. (Cucharita de café. 2,5 ml. aprox.; cuchara de postre. 5ml. aprox.; cuchara sopera. 10ml).

  • La velocidad de presentación del alimento revela la importancia de realizar una alimentación con paciencia y sin prisas.

    • Tener en cuenta la capacidad de atención y concentración de los pacientes para evitar las comidas en ambientes ruidosos o cargados de estímulos.

    • Seguir siempre la misma secuencia motora:

      • Coger cuchara.

      • Llenar cuchara.

      • Acercar cuchara a la boca.

      • Introducir alimento.

      • Masticar con la boca cerrada.

      • Deglutir.

      • Respirar.

      • Iniciar secuencia.

Se intentará dar la mayor cantidad posible de alimento en los primeros 30 minutos. A partir de aquí la fatiga puede influir negativamente y realizar aspiraciones.

  • En relación a la exploración realizada se estima qué estructuras están dañadas y qué función se ha visto afectada para poder encontrar el tipo de alimentos y consistencia adecuados.

  • Se incorporará un aumento sensorial gustativo, potenciando los sabores ( ácidos, dulces, amargos) y térmico (alimentos fríos o calientes) con el objetivo de potenciar la información propioceptiva procedente de la lengua que inciden en el desencadenamiento del reflejo de deglución.

  • Colocaremos al paciente en posturas que faciliten el paso del alimento al esófago para conseguir una alimentación funcional evitando el riesgo de aspiraciones (siguiendo las pautas de su logopeda).

    Las técnicas de tratamiento propiamente dicha; diseñadas para cambiar la fisiología de la deglución, tratando de mejorar la movilidad de las estructuras orales y faríngeas, aumentar la velocidad de disparo del reflejo faríngeo o controlar de forma voluntaria la movilidad orofaríngea durante la deglución. Precisan la colaboración del paciente.

    Consejos a tener en cuenta antes de empezar a comer

    • Nunca debe iniciarse la alimentación si el paciente está adormilado o muy nervioso.

    • Deberemos esperar a que esté bien despierto y tranquilo para iniciar la comida.

    • Intente que el entorno donde se realice la comida facilite la concentración del paciente para evitar que se distraiga.

    • Es aconsejable eliminar o reducir distracciones como la televisión, radio, personas hablando.

    Posición para comer

    • postura disfagiaEl paciente debe estar sentado con la espalda recta siempre que sea posible.

    • La cabeza debe estar ligeramente inclinada hacia delante en el momento de tragar.

    • Si no puede levantarse de la cama para comer, debe colocarse lo más incorporado posible con la espalda recta, elevar el cabecero de la cama si ésta es articulada y si no, ayudarse con cojines o almohadas.

    • Si la cabeza tiende a irse hacia atrás, nunca debe comer en esta posición, debe colocarle la cabeza en la posición anterior ayudándose con almohadas o toalla enrollada.

    Consejos a tener en cuenta durante las comidas

    • La persona que va a dar de comer al paciente debe estar colocada a la altura de sus ojos o justo por debajo de ellos así evitaremos que eleve la cabeza para tomar el alimento y trague en esta postura que le puede resultar peligrosa.

    • El paciente que pueda, debe alimentarse solo ya que es beneficioso para él porque disminuye el riesgo de aspiración (paso del alimento a la vía respiratoria), pero siempre debe hacerlo bajo la vigilancia de la familia o cuidador puesto que no hay que olvidar, que las personas con disfagia tienen más posibilidades de sufrir atragantamientos y mayor dificultad para superarlos.

    • El paciente no debe hablar mientras come.

    • Si el paciente utiliza prótesis dentales deben estar bien colocadas y ajustadas, si no fuera así, es mejor aconsejar al paciente que coma sin ellas y adaptar la comida.

    • Las personas con disfagia generalmente necesitan más tiempo para alimentarse, por lo que el cuidador del paciente debe tenerlo en cuenta y darle de comer cuando disponga de tiempo suficiente.

    • Intente programar las comidas en los momentos en que la persona se encuentra más descansada. La fatiga muscular y/o cansancio extremos aumentan el riesgo de aspiración.

    • Cuando trague debe hacerlo con la barbilla inclinada hacia el pecho (en la medida queesto sea posible), así se intenta proteger la vía respiratoria del paso del alimento (debe tragar mirándose el ombligo).

    postura barbilla pecho

    • Es preferible que utilice para comer cucharillas pequeñas (de postre) ya que, en general, los volúmenes pequeños son más fáciles de tragar y manejar.

    • Compruebe siempre que ha tragado la cucharada previa antes de darle otra.

    • No utilizar nunca jeringas o pajitas para alimentarse. Utilizar sólo cuchara, el uso de la misma es más seguro y beneficioso, ya que la ligera presión que ejerce sobre la base de la lengua al introducirla en la boca, favorece el reflejo de la deglución.

    Recomendaciones después de la alimentación

    • Debe mantener al paciente incorporado 30- 60 minutos tras las comidas si le acostamos muy pronto, podría presentar reflujo (retroceso del alimento hacia la boca) y podría aspirarlo (el alimento pasaría hacia la vía respiratoria). Esto debe realizarlo también cuando el paciente se alimenta a través de una sonda gástrica.

    • Asegúrese de que no han quedado restos de comida en la boca, si fuese así, habría que retirarlos ya que podría atragantarse con ellos.

    • Es muy importante mantener una buena higiene de la boca del paciente además de hacerle sentirse más cómodo también es más seguro para él, ya que una mala higiene favorece el crecimiento de bacterias en la boca que si se aspiran podrían producir una infección en los pulmones.

    Debe evitar

    • Dobles texturas en un mismo plato como por ejemplo: sopas, legumbres sin pasar por la batidora, bollos mojados en leche, etc.

    • Alimentos secos, ya que al morderlos, pueden quedar dispersos por la boca y es difícil para la lengua recogerlos para tragarlos, por ejemplo: pan tostado, patatas fritas, frutos secos.

    • Alimentos pegajosos, ya que se pueden quedar pegados al paladar, por ejemplo: plátano, bases de algunos pasteles.

    • Alimentos que al masticarlos desprenden líquido, como por ejemplo: sandía, melón,ciruelas, naranjas.

    • Alimentos fibrosos y/o con filamentos como por ejemplo: piña, naranja, algunas verduras, determinadas carnes, etc. Cuidado con los huesecillos, espinas, grumos, frutas con semillas etc.

    • Aumentar también la consistencia de los líquidos según le haya indicado su médico (PUDDING-MIEL-NECTAR) para lo que puede utilizar espesantes (productos farmacéuticos que puede añadir tanto a los líquidos como a los sólidos) triturados para darles el punto necesario de espesor. Puede tomar también agua gelidificada que es otro producto farmacéutico que contiene agua ya preparada en una consistencia igual a las gelatinas.

    NO DEBE TOMAR GELATINAS INDUSTRIALES YA QUE, PIERDEN SU CONSISTENCIA CUANDO SE MEZCLAN CON LA SALIVA CONVIRTIÉNDOSE EN LÍQUIDO

    • En ocasiones es difícil conseguir una buena ingesta de agua cuando se utilizan espesantes y consistencias elevadas. El espesante también se puede añadir a infusiones, zumos naturales o envasados (cuidado con los pacientes diabéticos, en los que la ingesta de fruta y zumos está limitada), aguas minerales saborizadas, refrescos, etc.

    Recordamos nuevamente que la reanudación de la alimentación de un paciente con disfagia debe realizarse bajo la prescripción y supervisión de un profesional, por lo que recomendamos se consulte antes de introducir alguna modificación. Os volvemos a dejar el enlace de la Guía de Disfagia editada recientemente por el Ministerio de Sanidad.

ACCIDENTE CEREBROVASCULAR O ICTUS

14 Mar

Un accidente cerebrovascular (ACV), ictus, apoplejía o infarto cerebral, es una muerte repentina de las células del cerebro causada por una falta de suministro de oxígeno al cerebro.

Hay dos tipos principales

Ictus isquémico o infartos cerebrales (80% de los accidentes cerebrovasculares) son resultado de una obstrucción o una reducción del flujo sanguíneo en una arteria que irriga a el cerebro.

Ictus hemorrágicos se deben a la ruptura de una arteria en el cerebro provocando una hemorragia intracerebral (15% de los accidentes cerebrovasculares) o a una ruptura de un aneurisma provocando una hemorragia subaracnoidea (5% de los ACV).

Los “mini-derrames cerebrales” o ataques isquémicos transitorios (AIT), ocurren cuando el suministro de sangre al cerebro se interrumpe brevemente.

¿Quiénes pueden tener un ictus?

  • Los adultos mayores de 40 años son quienes tienen mayor probabilidad de sufrir un ictus, pero la gente más joven y los niños también pueden padecerlo.
  • Los ictus afectan a casi la misma cantidad de hombres y de mujeres.
  • Las personas de todas las razas corren riesgo de tener accidentes cerebrovasculares. El riesgo de muerte a causa de un derrame cerebral es casi el doble en la población afroamericana, comparado con el riesgo en la población anglosajona. Por lo general, los afroamericanos sufren daños más graves.
  • Las personas con enfermedad cardíaca podrían presentar un mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares. Además, ciertos tipos de enfermedad cardíaca pueden causar coágulos sanguíneos.

¿Cómo puede reducir el riesgo de tener un ictus?

  • Vigile su presión arterial. La presión arterial alta (o hipertensión) aumenta las posibilidades de tener un derrame cerebral. Una de cada tres personas con hipertensión no sabe que sufre esta enfermedad. Verifique con frecuencia su presión arterial.
  • Controle su diabetes. La diabetes puede dañar los vasos sanguíneos del cerebro y aumentar el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Siga la recomendación de su médico para controlar su diabetes.
  • Deje de fumar. Fumar puede causar coágulos sanguíneos. Además, puede aumentar su presión arterial. Hable con su médico, farmacéutico o personal de enfermería para saber cómo puede dejar de fumar.
  • Haga ejercicio a diario. El ejercicio fortalece el corazón y mejora la circulación sanguínea. Además, puede ayudarle a controlar su peso. El exceso de peso aumenta la posibilidad de enfermedades.

Los síntomas de un ictus son:

  • Entumecimiento o debilidad repentinos en el rostro, brazos o piernas (especialmente de un lado del cuerpo)
  • Confusión súbita, dificultad para hablar o entender
  • Problemas repentinos para ver con uno o ambos ojos
  • Dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación de los movimientos
  • Dolor de cabeza súbito y severo sin causa conocida

Si tiene alguno de estos síntomas, debe ir rápidamente a un hospital para empezar un tratamiento. La terapia aguda para el ictus trata de parar el accidente cerebrovascular disolviendo el coágulo o controlando la hemorragia. La rehabilitación posterior al ataque cerebral ayuda a las personas a superar las discapacidades causadas por el ictus. La terapia médica con anticoagulantes y antiplaquetarios es el tratamiento más común.

Fuentes:

Wiki de neurocirugía (www.neurocirugia.com)

NIH: Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrame Cerebral (Medline)

Un entrenamiento cognitivo mejora el comportamiento en la esquizofrenia

25 Feb

Publicado en ‘Neuron’

Foto: Reuters

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) –

Un nuevo estudio pionero, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California, en San Francisco, ha descubierto que un tipo específico de entrenamiento cognitivo computarizado puede dar lugar a mejoras neurales y conductuales significativas en los individuos con esquizofrenia.

La investigación, publicada en la revista ‘Neuron’, muestra que las 16 semanas de entrenamiento cognitivo intensivo también se asociaron con un mejor funcionamiento social durante varios meses más tarde, y pueden tener implicaciones de largo alcance para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren de enfermedades neuropsiquiátricas.

La esquizofrenia es una enfermedad debilitante psiquiátrica que se asocia con síntomas clínicos graves, como alucinaciones y delirios, así como importantes déficits sociales y cognitivos. “Los pacientes con esquizofrenia luchan por el ‘control de la realidad’, la capacidad de separar el mundo interior de la realidad exterior “, afirma la autora principal, la doctora Sophia Vinogradov, quien añade que, “a pesar de que los medicamentos reducen los síntomas clínicos de la esquizofrenia, no mejoran los déficits cognitivos. Además, la psicoterapia convencional no ha demostrado tener éxito, y hay una urgente necesidad de desarrollar nuevas estrategias terapéuticas”.

En el estudio actual, los científicos de la Universidad de California, en San Francisco, adoptaron un enfoque único para mejorar el comportamiento y la activación cerebral en personas con esquizofrenia. “Predijimos que, para mejorar las funciones cognitivas complejas en las enfermedades neuropsiquiátricas, primero debemos encontrar las deficiencias en los procesos de bajo nivel de percepción, así como otros procesos de orden superior, como la memoria de trabajo y los procesos cognitivos sociales”, explica el coautor del estudio, el doctor Srikantan Nagarajan .

El doctor Karuna Subramaniam, quien dirigió el estudio y analizó los datos, observó que, en comparación con las evaluaciones de pre-entrenamiento, los pacientes con esquizofrenia que recibieron 80 horas de entrenamiento computarizado (más de 16 semanas) mostraron mejoras en su capacidad para realizar tareas de vigilancia complejas, que se asociaron con una mayor activación de la corteza prefrontal medial -la corteza prefrontal medial es una región del cerebro importante, que apoya con éxito los procesos de control de la realidad. “Hemos observado que el nivel de activación de la corteza prefrontal medial también está relacionado con un mejor funcionamiento social a los seis meses del entrenamiento”, afirma  Subramanian, “en contraste, los pacientes en un grupo de control, que jugaron con videojuegos durante 80 horas en 16 semanas, no mostraron ninguna mejora, lo que demuestra que las mejoras neuronales y de comportamiento eran específicas del grupo de entrenamiento informatizado”.

“Nuestro estudio es el primero en demostrar que el entrenamiento cognitivo guiado por la neurociencia puede mejorar el comportamiento del cerebro en pacientes con esquizofrenia, y a su vez, mejorar su funcionamiento social meses más tarde,” concluye Vinogradov, quien agrega que  “estos hallazgos plantean la emocionante posibilidad de que las alteraciones neuronales en la esquizofrenia -y otras patologías neuropsiquiátricas- no los son inmutables, sino que pueden ser susceptibles a intervenciones bien diseñadas para la restauración del funcionamiento del sistema nervioso”.

Fuente original:

http://www.europapress.es/salud/noticia-entrenamiento-cognitivo-mejora-comportamiento-esquizofrenia-20120223123840.html