Archivo | CONSEJOS Y PAUTAS RSS feed for this section

Hormona del crecimiento y riesgo de ictus

2 Sep

Volvemos del verano con las pilas cargadas y nos hemos encontrado una noticia que queremos que nos invite a tod@s a reflexionar al respecto. La prestigiosa revista Neurology, la revista de la Academia Americana de Neurología (AAN), publicaba en agosto un estudio realizado en Francia sobre los efectos a largo plazo del tratamiento con somatropina u hormona del crecimiento (GH). Ya hemos hablado sobre este tema en un post anterior, destacando la importancia de que existan ensayos clínicos y estudios controlados para probar la efectividad y la seguridad para el paciente, a corto y a largo plazo.

Esta investigación ha encontrado una mayor incidencia en la aparición de ictus en la primera adultez (24 años) en los sujetos que de niños fueron sometidos a tratamiento con esta hormona, comparados con sus pares que no habían recibido este tratamiento. En concreto, los autores aluden a una “fuerte asociación”, siendo ésta mayor con las lesiones hemorrágicas que con las isquémicas.

15176En el estudio, han utilizado una muestra de 6.874 niños que habían sido sometidos a tratamiento con GH entre 1985 y 1996 (el tiempo medio de tratamiento fue de 3’7 años, siendo la edad media de final de tratamiento de 17 años). La mayoría de ellos, presentaban un déficit en sangre de esta hormona (única situación en la que la Agencia Española del Medicamento recomienda administrarla); otro pequeño grupo, pese a que no presentaban este déficit, tenían una estatura muy baja para su edad, por lo que el tratamiento se administró para ayudar a que alcanzaran una talla mayor. Los autores del estudio destacan que  los niños no presentaban otras condiciones que hicieran creer que podían tener un riesgo de ictus mayor al de cualquier otro niño. Desde 2008 hasta 2010 se realizó un seguimiento longitudinal a los participantes en el estudio, prestando especial interés a las condiciones médicas.

El investigador principal del estudio, el Dr. Joël Coste, finaliza el reporte con esta frase “We believe the tens of thousands of people worldwide who are treated with growth hormones should be informed about this risk”  (Creemos que las decenas de miles de personas que en todo el mundo están siendo tratadas con hormonas de crecimiento deberían ser informadas acerca de este riesgo).

Añade también que son necesarias más investigaciones para determinar con seguridad si es el tratamiento con hormona del crecimiento lo que causa este aumento del riesgo de ictus. En cualquier caso, consideran que esta información debe ser tenida en cuenta tanto por los padres como por los doctores al valorar las distintas opciones de tratamiento.

Podéis consultar el artículo original en este enlace.

Anuncios

Mándalas

29 Abr

Los mándalas son un elemento muy utilizado últimamente. Sus llamativos colores y variadas formas los hacen ser muy atractivos para la vista y muy motivantes, lo que invita a emplearlos en variadas ocasiones. En nuestro centro de día, hace un tiempo, Elena, una de nuestros terapeutas ocupacionales, hizo un taller sobre ellos. Os presentamos hoy qué son y para qué se pueden utilizar.

Mandala

La palabra mándala es de origen sánscrito y su significado es círculo sagrado o mágico. Ha estado presente en diversas civilizaciones, culturas y religiones: en el budismo, en el hinduismo, en los aztecas, en los mayas, en los navajos, en los pueblos nórdicos, en la cábala, en los rosetones de las catedrales, etc.

Mandala 2Consisten en representaciones simbólicas, que actúan equilibrando por medio de los colores y haciendo meditar el lado lógico de nuestro cerebro a través de las formas geométricas. El uso del color es una forma de identificar nuestros estados de ánimo, pues cada color indica una frecuencia vibratoria. Entre sus efectos, destaca el que favorecen la concentración y la relajación, la creatividad e inspiración, la meditación y mejoran el estado de ánimo y el pensamiento positivo.

carl jungAunque se utilizan desde tiempos remotos en todas las civilizaciones con diferentes manifestaciones, fue en el siglo pasado cuando se comenzaron a utilizar como dibujos terapéuticos. El psiquiatra Carl Jung (1875-1961) confirmó que pintar mándalas ofrece tranquilidad y sosiego, tanto a las personas sanas como a los enfermos.

Dentro de las múltiples técnicas de relajación orientales, se encuentra la de pintar mándalas, los cuales son publicados en libros parecidos a los de los libros de colorear de los niños, donde viene el mándala sólo dibujado con líneas y el resto en blanco dispuesto para colorear. Esta técnica de relajación no requiere ninguna disciplina expresa, como puede serlo en otras, ya que quien está haciéndolo lo colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. La pueden realizar personas de cualquier edad, siendo además una actividad que fortalece la creatividad.

Dibujando y coloreando mándalas podemos reducir estados emocionales negativos, como el estrés, la ansiedad, la angustia o la depresión, trabajando además aspectos positivos como la autoestima, la concentración, la creatividad e incluso la memoria. También nos sirven para mejorar la capacidad atencional, la motricidad fina o la caligrafía. Todo ello de una forma atractiva y divertida.

pintando mandalas

Aquí tenéis una imagen de cómo quedaron algunos mándalas que hicimos en el taller:

 

la foto(1)

 

 

Síndrome de vigilia sin respuesta y mínima conciencia

24 Jun

El “Síndrome de vigilia sin respuesta” y el “Estado de mínima conciencia“, también denominados Estado Vegetativo y Estado de mínima respuesta, respectivamente, consisten en estados alterados de la conciencia en los que el afectado no responde a estímulos, o bien lo hace, aunque de forma discreta y poco frecuente.

En 2011, uno de los talleres que anualmente organiza la Federación Española de Daño Cerebral FEDACE, versó sobre este tema. En estos talleres, como ya os contamos en un post anterior, varios profesionales (22 en el último) de tantas asociaciones de diversas provincias de España, se reúnen y trabajan al unísono durante varios meses, junto con otros profesionales coordinadores, con el fin de realizar una publicación orientativa sobre el tema tratado.

En este post os realizaremos un pequeño resumen del cuaderno que salió de ese taller, intentando clarificar en qué consiste cada estado y cuáles son sus características principales. Podeis descargar la publicación completa aquí.

Estas alteraciones constituyen un grave problema de salud, ya que los afectados presentan una dependencia total de terceros para realizar todas las actividades básicas de la vida diaria: alimentación, aseo, vestido, etc. Ésto supone una gran carga emocional y económica para sus familias.

PARTES DEL ENCEFALO

El tradicionalmente llamado “estado de coma”, entendido como la pérdida completa del nivel de conciencia, se encuentra relacionado con el tronco del encéfalo (formado por el bulbo raquídeo y la protuberancia o puente). Dentro de éste se encuentra una estructura, la formación reticular, que emite unas fibras de conexión que forman el llamado SARA: Sistema de Activación Reticular Ascendente.

SARAEl SARA controla el nivel de alerta o arousal, proporcionando la activación necesaria para que funcionen adecuadamente todas las partes del cerebro. Lesiones en este sistema o lesiones corticales difusas pueden alterar el nivel de alerta, de tres formas: Coma, Estado Vegetativo y Estado de Mínima Conciencia.

axonPese a que se encuentra en una zona muy protegida del encéfalo, este sistema puede resultar dañado por diversas lesiones: traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares o ictus, anoxia (falta de oxígeno). De estas lesiones, la que mejor pronóstico presenta, por la fisiopatología del daño, es la lesión de origen traumático, que suele ser debida a la lesión axonal difusa, que se produce cuando se “desgarran” las fibras que unen unas neuronas con otras, y permiten que se comuniquen (axones).

COMA, ESTADO VEGETATIVO Y ESTADO DE MÍNIMA RESPUESTA

En el estado de coma, el paciente permanece con los ojos cerrados y sin responder ante estímulos. Este estado tiene una duración desde 1 hora hasta 4 semanas. A partir de ahí, evoluciona hacia un estado vegetativo o a un estado de mínima respuesta. En este estado pueden aparecer algunas respuestas en el paciente, provocadas por reflejos de zonas conservadas del tronco cerebral (relacionados con el movimiento de los ojos o la cabeza). Para que se considere que un paciente ha salido de este estado debe haber apertura ocular y regulación del ciclo sueño-vigilia.

El estado vegetativo (coma vigil) es un estado de vigilia en el paciente abre los ojos pero no presenta respuesta alguna hacia uno mismo o hacia lo que le rodea. Solo aparecen respuestas motoras reflejas, sin intencionalidad por parte del paciente. Recientemente, se ha sustituido este término por el de Síndrome o Estado de Vigilia sin Respuesta. Este estado puede ser parcial o totalmente reversible, o convertirse en persistente (tras un mes de evolución). Las posibilidades de recuperación disminuyen cuanto mayor es el tiempo transcurrido desde la lesión. Si un paciente tras un daño cerebral traumático no muestra respuesta tras un año de la lesión, se considera que el estado es permanente. Este período se reduce a tres meses si el daño no es traumático. Para diagnosticar este estado, hay que estar muy seguro de la ausencia de cualquier tipo de respuesta voluntaria (seguimiento visual, respuesta a órdenes simples, etc.).

El estado de mínima respuesta o mínima conciencia es un estado de alteración grave de la conciencia en el que existe una evidencia clara y replicable de respuesta ante un estímulo. El paciente es incapaz de comunicarse verbalmente, pero puede realizar seguimiento visual, controlar el parpadeo o presentar alguna otra respuesta motora. Entre los criterios diagnósticos se encuentra la capacidad de responder si/no de forma consistente mediante cualquiera de los movimientos mencionados o cualquier otro gesto. En este estado, el paciente puede presentar episodios de risa o llanto coherentes con la estimulación presentada, verbalizaciones, intención por alcanzar objetos u otros tipos de intencionalidad. Para que se considere que el paciente ha salido de este estado, éste debe ser capaz de realizar un uso funcional de objetos (no simple manipulación) y/o comunicación interactiva, mediante lenguaje oral o de otra forma alternativa.

criteriosconsciencia

 

Tabla: Criterios diagnósticos de la Academia Americana de Neurología (Modificado de Giacino 2002)*

Cualquiera de estos estados requiere una respuesta asistencial continuada, especializada y coordinada. Estos pacientes una vez que la evolución se considera estabilizada, y se consigue la estabilidad médica, son dados de alta a su domicilio, o en otros casos, derivados a centros hospitalarios de cuidados medios, o paliativos. Estos afectados necesitan atención 24 horas al día, en el aseo, en la alimentación, cambios posturales, etc. Toda la carga suele recaer sobre los familiares que, sin ser profesionales, tienen que aprender a cuidar. Además, precisan de un tratamiento continuado de fisioterapia y de otras terapias, como puede ser la logopedia o la neuropsicología; todas realizadas por profesionales especialistas en atención a pacientes neurológicos para garantizar una asistencia de calidad y que proporcione los resultados adecuados.

Queremos terminar esta píldora de información con una cita textual del cuaderno de FEDACE: “En definitiva, la actuación en este colectivo requiere un equipo interdisciplinar que trabaje de forma coordinada, con profesionales altamente capacitados y bien entrenados en el manejo de este colectivo y sus familias”.

Fuente: FEDACE Cuaderno nº13 ·Sídrome de vigilia sin respuesta y mínima conciencia.

*Otra gran entrada sobre este tema, la podeis encontrar en el blog Redneuropsicológica, gestionado por @PazLD a quien le hemos cogido prestada la tabla.

Tratamiento de la disfagia

25 Abr

Ya os hemos hablado anteriormente de la Disfagia en Daño Cerebral Adquirido. Hoy Conchi Martínez Rodríguez, una de nuestras logopedas nos indica las estrategias de comienzo de la alimentación para los pacientes que se encuentran en esa situación. Recordamos que la disfagia puede tener complicaciones importantes para la salud del paciente (aspiraciones, neumonía, etc.), por lo que el tratamiento debe hacerse por un logopeda especializado en la materia, que proporcionará indicaciones concretas a la familia del paciente sobre las pautas a seguir en casa.

El objetivo principal del tratamiento de la disfagia es conseguir una alimentación oral con una deglución segura mientras se mantiene una hidratación y nutrición adecuadas.

Estrategias de tratamiento:

  • En cuanto a la cantidad, se administrará en principio, alimento sólido con cucharita de café y se irá aumentando el volumen paulatinamente según pautas del logopeda. (Cucharita de café. 2,5 ml. aprox.; cuchara de postre. 5ml. aprox.; cuchara sopera. 10ml).

  • La velocidad de presentación del alimento revela la importancia de realizar una alimentación con paciencia y sin prisas.

    • Tener en cuenta la capacidad de atención y concentración de los pacientes para evitar las comidas en ambientes ruidosos o cargados de estímulos.

    • Seguir siempre la misma secuencia motora:

      • Coger cuchara.

      • Llenar cuchara.

      • Acercar cuchara a la boca.

      • Introducir alimento.

      • Masticar con la boca cerrada.

      • Deglutir.

      • Respirar.

      • Iniciar secuencia.

Se intentará dar la mayor cantidad posible de alimento en los primeros 30 minutos. A partir de aquí la fatiga puede influir negativamente y realizar aspiraciones.

  • En relación a la exploración realizada se estima qué estructuras están dañadas y qué función se ha visto afectada para poder encontrar el tipo de alimentos y consistencia adecuados.

  • Se incorporará un aumento sensorial gustativo, potenciando los sabores ( ácidos, dulces, amargos) y térmico (alimentos fríos o calientes) con el objetivo de potenciar la información propioceptiva procedente de la lengua que inciden en el desencadenamiento del reflejo de deglución.

  • Colocaremos al paciente en posturas que faciliten el paso del alimento al esófago para conseguir una alimentación funcional evitando el riesgo de aspiraciones (siguiendo las pautas de su logopeda).

    Las técnicas de tratamiento propiamente dicha; diseñadas para cambiar la fisiología de la deglución, tratando de mejorar la movilidad de las estructuras orales y faríngeas, aumentar la velocidad de disparo del reflejo faríngeo o controlar de forma voluntaria la movilidad orofaríngea durante la deglución. Precisan la colaboración del paciente.

    Consejos a tener en cuenta antes de empezar a comer

    • Nunca debe iniciarse la alimentación si el paciente está adormilado o muy nervioso.

    • Deberemos esperar a que esté bien despierto y tranquilo para iniciar la comida.

    • Intente que el entorno donde se realice la comida facilite la concentración del paciente para evitar que se distraiga.

    • Es aconsejable eliminar o reducir distracciones como la televisión, radio, personas hablando.

    Posición para comer

    • postura disfagiaEl paciente debe estar sentado con la espalda recta siempre que sea posible.

    • La cabeza debe estar ligeramente inclinada hacia delante en el momento de tragar.

    • Si no puede levantarse de la cama para comer, debe colocarse lo más incorporado posible con la espalda recta, elevar el cabecero de la cama si ésta es articulada y si no, ayudarse con cojines o almohadas.

    • Si la cabeza tiende a irse hacia atrás, nunca debe comer en esta posición, debe colocarle la cabeza en la posición anterior ayudándose con almohadas o toalla enrollada.

    Consejos a tener en cuenta durante las comidas

    • La persona que va a dar de comer al paciente debe estar colocada a la altura de sus ojos o justo por debajo de ellos así evitaremos que eleve la cabeza para tomar el alimento y trague en esta postura que le puede resultar peligrosa.

    • El paciente que pueda, debe alimentarse solo ya que es beneficioso para él porque disminuye el riesgo de aspiración (paso del alimento a la vía respiratoria), pero siempre debe hacerlo bajo la vigilancia de la familia o cuidador puesto que no hay que olvidar, que las personas con disfagia tienen más posibilidades de sufrir atragantamientos y mayor dificultad para superarlos.

    • El paciente no debe hablar mientras come.

    • Si el paciente utiliza prótesis dentales deben estar bien colocadas y ajustadas, si no fuera así, es mejor aconsejar al paciente que coma sin ellas y adaptar la comida.

    • Las personas con disfagia generalmente necesitan más tiempo para alimentarse, por lo que el cuidador del paciente debe tenerlo en cuenta y darle de comer cuando disponga de tiempo suficiente.

    • Intente programar las comidas en los momentos en que la persona se encuentra más descansada. La fatiga muscular y/o cansancio extremos aumentan el riesgo de aspiración.

    • Cuando trague debe hacerlo con la barbilla inclinada hacia el pecho (en la medida queesto sea posible), así se intenta proteger la vía respiratoria del paso del alimento (debe tragar mirándose el ombligo).

    postura barbilla pecho

    • Es preferible que utilice para comer cucharillas pequeñas (de postre) ya que, en general, los volúmenes pequeños son más fáciles de tragar y manejar.

    • Compruebe siempre que ha tragado la cucharada previa antes de darle otra.

    • No utilizar nunca jeringas o pajitas para alimentarse. Utilizar sólo cuchara, el uso de la misma es más seguro y beneficioso, ya que la ligera presión que ejerce sobre la base de la lengua al introducirla en la boca, favorece el reflejo de la deglución.

    Recomendaciones después de la alimentación

    • Debe mantener al paciente incorporado 30- 60 minutos tras las comidas si le acostamos muy pronto, podría presentar reflujo (retroceso del alimento hacia la boca) y podría aspirarlo (el alimento pasaría hacia la vía respiratoria). Esto debe realizarlo también cuando el paciente se alimenta a través de una sonda gástrica.

    • Asegúrese de que no han quedado restos de comida en la boca, si fuese así, habría que retirarlos ya que podría atragantarse con ellos.

    • Es muy importante mantener una buena higiene de la boca del paciente además de hacerle sentirse más cómodo también es más seguro para él, ya que una mala higiene favorece el crecimiento de bacterias en la boca que si se aspiran podrían producir una infección en los pulmones.

    Debe evitar

    • Dobles texturas en un mismo plato como por ejemplo: sopas, legumbres sin pasar por la batidora, bollos mojados en leche, etc.

    • Alimentos secos, ya que al morderlos, pueden quedar dispersos por la boca y es difícil para la lengua recogerlos para tragarlos, por ejemplo: pan tostado, patatas fritas, frutos secos.

    • Alimentos pegajosos, ya que se pueden quedar pegados al paladar, por ejemplo: plátano, bases de algunos pasteles.

    • Alimentos que al masticarlos desprenden líquido, como por ejemplo: sandía, melón,ciruelas, naranjas.

    • Alimentos fibrosos y/o con filamentos como por ejemplo: piña, naranja, algunas verduras, determinadas carnes, etc. Cuidado con los huesecillos, espinas, grumos, frutas con semillas etc.

    • Aumentar también la consistencia de los líquidos según le haya indicado su médico (PUDDING-MIEL-NECTAR) para lo que puede utilizar espesantes (productos farmacéuticos que puede añadir tanto a los líquidos como a los sólidos) triturados para darles el punto necesario de espesor. Puede tomar también agua gelidificada que es otro producto farmacéutico que contiene agua ya preparada en una consistencia igual a las gelatinas.

    NO DEBE TOMAR GELATINAS INDUSTRIALES YA QUE, PIERDEN SU CONSISTENCIA CUANDO SE MEZCLAN CON LA SALIVA CONVIRTIÉNDOSE EN LÍQUIDO

    • En ocasiones es difícil conseguir una buena ingesta de agua cuando se utilizan espesantes y consistencias elevadas. El espesante también se puede añadir a infusiones, zumos naturales o envasados (cuidado con los pacientes diabéticos, en los que la ingesta de fruta y zumos está limitada), aguas minerales saborizadas, refrescos, etc.

    Recordamos nuevamente que la reanudación de la alimentación de un paciente con disfagia debe realizarse bajo la prescripción y supervisión de un profesional, por lo que recomendamos se consulte antes de introducir alguna modificación. Os volvemos a dejar el enlace de la Guía de Disfagia editada recientemente por el Ministerio de Sanidad.

Disfagia en el daño cerebral adquirido

4 Mar

Hoy nuestra logopeda, Conchi Martínez Rodríguez, nos deja un post sobre la disfagia, una alteración deglutoria muy común tras un daño cerebral:

degluciónEl término disfagia neurógena designa cualquier problema que surge desde el momento en que los alimentos (sólidos y/o líquidos) se introducen en la boca hasta que pasan al estómago, por una deficiencia en cualquiera de las cuatro etapas de la deglución, de origen neurológico a nivel de sistema nervioso central o periférico.

Según la etapa de la deglución alterada observamos distintos tipos de disfagia:

  • Disfagia oral.

  • Disfagia orofaríngea.

  • Disfagia esofágica.

fases alimentación

Según el nivel de afectación de las estructuras implicadas se distinguen diferentes grados:

  • Grado leve.

  • Grado moderado.

  • Grado severo.

 

Son varias las manifestaciones o síntomas que nos harán sospechar de posible disfagia, los más importantes son:

  • La desnutrición y

  • Las frecuentes infecciones respiratorias.

 

Pero existen otros síntomas que nos darán pistas sobre qué estructura está implicada y a qué nivel se están produciendo las dificultades deglutorias:

  • Odinofagia, dolor durante la deglución producido por inflamación del tracto faringoesofágico o por reflujo esofágico.

  • Reflujo nasal: salida de comida por la nariz por déficit de cierre del velo del paladar.

  • Babeo; cierre insuficiente de labios.

  • Tos antes, durante o después de la deglución

  • Ruidos durante la deglución por falta de coordinación respiratoria deglutoria .

  • Cambios de la voz después de la ingesta por una incompleta función de arrastre faríngeo.

  • Aspiraciones o entrada de bolo alimenticio sólido o líquido en la vía aérea por debajo de las cuerdas vocales ingresando en la tráquea. Puede producirse antes, durante o después de la deglución dependiendo de la causa que origine la disfagia. Es el síntoma disfágico que más inquieta porque pone en peligro la vida del paciente. En pacientes neurológicos la sensibilidad para detectar la presencia de alimento en la vía aérea está disminuida. El reflejo de tos que expulsa cualquier objeto que penetre en la vía aérea puede estar inhibido o no presentarse con la fuerza suficiente para realizar la expulsión total del alimento.

  • Penetración, se refiere a la entrada del bolo sólido o líquido en la vía aérea (laringe) pero no sobrepasa el nivel de cuerdas vocales.

 

Entre las causas más frecuentes de disfagia neurológica, encontramos, personas afectadas por Accidentes cerebrovasculares (ACV), traumatismos craneoencefálicos (TCE), tumores cerebrales, enfermedades neurodegenerativas, afecciones del nervio periférico, enfermedades neuromusculares.

De todos los pacientes con disfagia neurogénica entre el 87% y 91.5% son de origen vascular. La incidencia de disfagia en la fase aguda del ACV fluctúa entre 29 a 65%, dependiendo de la localización de la lesión y decrece a un 12% a los 3 meses de haber sufrido ACV.

 Los pacientes que han sufrido un TCE pueden presentar dificultad para deglutir con distintas características según la localización de las lesiones.

  • Retardo o ausencia del reflejo faríngeo en 80% de los pacientes.

  • Reducido control lingual en 53%.

  • Paresia faríngea uni o bilateral en 32%.

  • Disfunción cricofaríngea, 6%.

  • Otros trastornos pueden estar presentes tales como: una reducción del cierre labial, cierre velofaríngeo, elevación laríngea, cierre de la vía aérea y en algunos casos puede existir una fistula traqueoesofágica.

 Se debe establecer una valoración del grado de disfagia para así poder individualizar el tratamiento, determinar la textura y consistencia de los alimentos más adecuada y asegurar que el paciente puede realizar una deglución sin riesgo de complicaciones.

comida

La rehabilitación de la disfagia en personas con daño cerebral sobrevenido no es una labor independiente sino que debe contar con el apoyo de un equipo interdisciplinar especializado en este tipo de casos.

Información neuropsicológica que le permite valorar el nivel cognitivo del paciente y la capacidad de comprensión y de colaboración que éste va a prestar.

Información fisioterapéutica, que valorará la capacidad de respuesta motora general del paciente.

Información sobre adaptación al medio, el terapeuta ocupacional nos avisará tanto de todas aquellas ayudas que el paciente tiene como de su grado de autonomía en las actividades de la vida diaria.

Información psicológica; entorno familiar y percepción de la enfermedad por parte del paciente.

Nutricionista, establece el plan dietético a llevar a cabo por el paciente.

Pero si bien la información anterior nos coloca dentro de un marco referencial sobre el paciente, lo cierto es que debemos de llevar a cabo una evaluación precisa del proceso de la deglución.

Para ello contamos con una evaluación objetiva (videofluoroscopia, fibrolaringoscopia, manometría faringoesofágica), llevada a cabo por el Otorrinolaringólogo y una evaluación subjetiva, llevada a cabo por el logopeda, consistente en la exploración de las estructuras implicadas y la observación de síntomas: exploración de pares craneales, exploración de estructuras orofaciales y laríngeas, valoración de la deglución.

En un próximo post os daremos algunos consejos para cuando el afectado comienza de nuevo a comer (postura adecuada, textura de los alimentos, etc). Mientras, os dejamos la Guía de Nutrición en Disfagia que recientemente ha editado el Ministerio de Sanidad.

Daño cerebral en la familia. Atención a niños y adolescentes.

20 Feb

Hace unos días adelantabamos que la Federación de Daño Cerebral FEDACE ha publicado su nuevo cuaderno sobre daño cerebral adquirido, titulado “DCA en la familia. La atención a niños y adolescentes”. Aquí teneis el artículo que ha publicado la federación al respecto.
fedace
La redacción de este libro se ha realizado con el material elaborado por profesionales (neuropsicólogos, psicólogos, terapeutas ocupacionales y trabajadores sociales) de varias asociaciones pertenecientes a FEDACE durante 3 meses de trabajo y puesta en común. Como sabeis, una de nuestras neuropsicólogas, Milagros Muñoz (la que os escribe estas palabras), colabora con la Asociación de Daño Cerebral de Murcia DACEMUR desde hace años. En esta ocasion, tuve la suerte de poder participar en este fantástico trabajo y colaborar con mi granito de arena en esta publicación.

Para elaborar el material, se realizaron dos talleres presenciales, uno a principios del verano del año pasado, y otro nada más terminar, en los cuales fuimos poniendo en común nuestras experiencias en relación a cuando llega el daño cerebral a la familia, como se aborda ese tema con los niños y/o adolescentes que hay en la familia. Durante el verano, estuvimos trabajando por grupos elaborando los casos para presentarlos en el segundo taller que se realizó en septiembre.

Los talleres estuvieron dirigidos por Lira Rodríguez, coordinadora de proyectos de FEDACE, y por dos psicólogas clínicas infantiles.

niñosMi experiencia en este primer taller en el que he participado ha sido, sobre todo, muy reconfortante. Que varios profesionales (creo recordar que eramos más de 20) puedan poner sus experiencias en común resulta muy enriquecedor para todos, independientemente de los años de experiencia que llevemos en el sector.

Además, creo que tratamos un tema muy importante, que se suele dejar de lado cuando aparece en la familia el daño cerebral: cómo lo entienden (o no lo entienden) los niños y la importancia de que se trate el tema con ellos, ya que ven cambios a su alrededor (su madre, su padre, su hermano, etc.) y puede ser que ellos elaboren su propia explicación que nada tenga que ver con la realidad (ej: que es culpa suya). En este sentido, me gustaría destacar algunas ideas:

1.- El tema no debe ser tabú. No hablar de ello fomenta las interpretaciones erróneas y que los niños aprendan que de eso no se habla, por lo que no preguntan sobre el mismo, lo que no quiere decir que no tengan dudas.

2.- Se debe tratar con naturalidad. Lo que creemos que para un niño puede ser un trauma, porque nos parece algo “muy fuerte” para que lo procese una persona de tan corta edad, si se trata de forma natural y con un nivel adaptado a sus conocimientos (nada de explicaciones científicas), puede ser aceptado por el niño de forma natural y precisamente, prevenir futuros traumas.

En resumen, una experiencia fantástica, que espero que se pueda repetir en el futuro.

Os dejo el enlace por si quereis descargar el cuaderno: DCA en la familia. La atención a niños y adolescentes.

Yo te cuento… Cuenta conmigo

14 Dic

Desde hace ya unos meses, practicamente desde el comienzo de nuestra andadura, varios profesionales de Integra Daño Cerebral nos encontramos colaborando con el Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT) en el desarrollo de un proyecto llamado “Yo te cuento… Cuenta conmigo”.

pictogramas-229x300Este proyecto está enmarcado dentro del Año Europeo del Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, y está orientado a mejorar las dificultades de comunicación que pueden presentar las personas mayores.

Somos varios los centros y profesionales independientes que nos encontramos colaborando con el proyecto, que se extenderá hasta 2014. Entre otros, colaboran también con el proyecto profesionales del Hospital de Parapléjicos de Toledo y del propio CEAPAT. Una colaboración muy importante es la brindada por el Centro Aragonés de Tecnologías para la Educación (CATEDU), que mediante su portal de Comunicación Aumentativa y Alternativa (ARASAAC), ha proporcionado sus ideas y pictogramas como punto de partida para la realización del cuaderno de comunicación. También se cuenta con la opinión y experiencia de algunos familiares de personas mayores con problemas de comunicación.

“Yo te cuento… Cuenta conmigo” trata de identificar qué dificultades y barreras en la comunicación pueden tener las personas mayores en centros (residencias, centros de día, asociaciones, hospitales, etc.) o en casa y qué sistemas se están utilizando para facilitar la comunicación.

También pretende establecer estrategias de difusión entre entidades para dar a conocer los sistemas alternativos/aumentativos de comunicación y su uso e implementación con personas mayores.

Otro de sus objetivos es facilitar el conocimiento y uso de esos sistemas de comunicación, para las personas mayores que lo necesiten, en diferentes entornos.

En la primera fase, que acaba de finalizar, se ha publicado un cuaderno de comunicación, que se facilitará a los hospitales para facilitar a los familiares y a los profesionales que se comuniquen con las personas mayores. Podeis descargaros el cuaderno en este enlace.

Desde Integra Daño Cerebral proporcionamos nuestra experiencia profesional con personas mayores que, a consecuencia de un ictus, presentan un síndrome afásico que dificulta su comunicación. En la afasia existen problemas añadidos que dificultan la utilización de sistemas de comunicación alternativos, como son las dificultades ejecutivas y las apraxias, por lo que con nuestra participación en este proyecto pretendemos, por un lado, aportar información sobre los problemas con los que se encuentran estos pacientes para utilizar los sistemas convencionales, y por otro, participar en la elaboración de un sistema que pueda solventarlos y pueda servir de apoyo en la comunicación con estos pacientes. Os iremos informando sobre la evolución del proyecto y los resultados que proporcione.

Conducta de utilización

26 Nov

Hoy queremos hablaros de una alteración, no demasiado común, aunque muy llamativa por sus características: la “Conducta de utilización”, o también llamado, Síndrome de utilización, aunque este término no es del todo correcto.

La conducta de utilización se caracteriza por la tendencia del paciente a utilizar los objetos que están a su alcance, sin que se le hayan dado instrucciones para ello, sin una finalidad y sin una intencionalidad real. El ejemplo más claro, al que suele hacer referencia la literatura es el de un peine: poner delante al paciente un peine sin realizar alusión al mismo ni dar ninguna orden. Un paciente con conducta de utilización empezará a peinarse automáticamente. Pero también podemos ver otros ejemplos, como llevarse compulsivamente un vaso a la boca, como si fuera a beber, aunque ya sabe que está vacío; agarrar las cosas que se colocan a su alcance en una mesa, aunque no se le indique o no sean para él, etc.

Se relaciona con otras dificultades inhibitorias, especialmente atencionales. Son pacientes muy susceptibles a la interferencia atencional, y por tanto, con dificultades de concentración, al no poder inhibir los estímulos irrelevantes.

En ocasiones, se alude al “Síndrome de dependencia ambiental”, caracterizado por dificultades de inhibición de los estímulos ambientales, conductas de imitación y de utilización compulsiva.

Pueden aparecer, por tanto, otros problemas derivados de alteraciones en los mecanismos de inhibición: impulsividad, ecolalias (repetir lo que dice el otro) o imitaciones gestuales o posturales, que pueden parecer burlas, pero que son conductas que el paciente realmente es incapaz de controlar.

Anatómicamente, se asocia con la afectación de conexiones fronto-parietales. Esta desconexión libera a las demarcaciones parietales del control inhibitorio del lóbulo frontal. Digamos que el lóbulo parietal “reconoce el objeto” y, junto con el temporal determina su uso, pero el lóbulo frontal no “frena el impulso” provocado por ese reconocimiento, llevando a una utilización sin finalidad alguna.

Esta clínica se suele asociar a lesiones focales que afectan al territorio de la unión frontoparietal, especialmente en problemas vasculares en el territorio de la arteria cerebral anterior, y en algunas demencias con componente frontal: Enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal, etc.  En algunos casos descritos, aparece junto con el Síndrome de la mano ajena.

A nivel de rehabilitación, la aparición de estas alteraciones dificultan los tratamientos, especialmente por la alta susceptibilidad del paciente a la interferencia, tanto externa como interna. Son incapaces de inhibir los estímulos que se producen a su alrededor: otros pacientes, ruidos, conversaciones, etc. (puede parecer que “está pendiente de cualquier cosa menos de la tarea encomendada“), como los estímulos propios que provienen de su propio cuerpo (necesidades fisiológicas, roces, posturas, etc.). En definitiva, dificulta mucho el trabajo del terapeuta, tanto por su falta de concentración en la tarea como porque resultan pacientes muy demandantes de atención externa, centrados principalmente en sus necesidades momentáneas.

 En las terapias, para facilitar su desarrollo, suele ayudar tratar de crear un ambiente lo más libre de interferencia posible (evitar ruidos, ventanas, etc.) y marcar unas pautas claras con el paciente para todas las sesiones. Además, desde el área de neuropsicología, se debe trabajar la capacidad de mantenimiento atencional e inhibición de la interferencia y el autocontrol conductual.

En casa, para facilitar la comprensión y el recuerdo, se deben evitar los ruidos, las concentraciones de gente, conversaciones paralelas y tener la radio/televisión encendida mientras se habla con el afectado.

Trámites: Certificado de discapacidad y Dependencia

18 Sep

A lo largo de las dos últimas semanas, nos hemos encontrado con varias familias que desconocían los trámites a realizar cundo un familiar sufre una lesión cerebral y que ayudan a afrontar la nueva situación. En ocasiones no habían solicitado ni la valoración de la discapacidad ni el reconocimiento de situación de dependencia.

Es por ésto que hemos considerado recomendable realizar un post al respecto. Nos gustaría comenzar señalando que el reconocimiento de estas dos situaciones (o de cualquier otra de esta índole) no supone “estigmatizar” a la persona afectada, ni “aceptar que no se va a recuperar”, sino que suponen el reconocimiento de una serie de derechos, servicios y/o prestaciones que ayudan a sobrellevar la situación y pueden mejorar la atención que recibe nuestro familiar. Además, si el equipo de valoración así lo considera, tienen una validez determinada, finalizada la cual, se vuelve a realizar otra valoración para ver si hay cambios, por lo que su dictamen no tiene por qué ser definitivo.

La Federación Española de Daño Cerebral FEDACE realizó hace un tiempo una publicación a este respecto, muy informativa y completa, de la que ya nos hicimos eco en post anterior. No obstante, como estas competencias están gestionadas por las Comunidades Autónomas, hemos creído conveniente ampliar esta información con el contenido específico que atañe a la Región de Murcia.

 

>El certificado de discapacidad (minusvalía)

El certificado de discapacidad acredita la condición legal de persona con discapacidad y se certifica a través de una valoración de la administración autonómica. La discapacidad se reconoce a partir de un grado del 33%.

Para solicitar este certificado en Murcia, los interesados deben acudir al Instituto Murciano de Acción Social, IMAS, en concreto, a la Oficina Regional de Información y Asesoramiento a Personas con Dicapacidad (ORIAD).

¿Qué beneficios se obtienen al gestionarlo?

El certificado de discapacidad nos puede otorgar ciertos derechos, que varían en función del porcentaje certificado, entre ellos: Acceso a formación, derecho a solicitar ayudas para adaptar nuestra vivienda, reducciones de impuestos, acceso a pensión no contributiva o la tarjeta especial de aparcamiento (sólo para personas con movilidad reducida).

Además, proporciona derecho a recibir asistencia sanitaria y farmacéutica, si el discapacitado ha perdido la cobertura de la Seguridad Social.

Cabe destacar que el certificado de discapacidad no tiene relación con otros procesos; como el de incapacitación laboral o los procesos de valoración de grado y nivel de dependencia.

 

>La asignación económica por hijo a cargo

Es una prestación familiar no contributiva reconocida por cada hijo a cargo del beneficiario, menor de 18 años o mayor afectado de una discapacidad igual o superior al 65%.

¿Cómo se tramita?

La solicitud se realiza en cualquier Centro de Atención e Información de la Seguridad Social; por lo que el reconocimiento del derecho a la asignación económica corresponde al Instituto Nacional de Seguridad Social.

 

La ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.

 Esta ley tiene por objetivo la creación y regulación del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD). Este sistema engloba los recursos públicos y privados disponibles para la atención y cuidado de las personas dependientes.

 >¿Quién puede beneficiarse de las ayudas contempladas en la Ley?

Requisitos

1. Encontrarse en situación de dependencia en alguno de los grados establecidos.

2. Para los menores de tres años, encontrarse en situación de dependencia conforme a lo dispuesto en la disposición adicional decimotercera de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, y en las disposiciones dictadas para su desarrollo.

3. Tener acreditada residencia en territorio español durante cinco años, dos de los cuales deberán ser inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud. Para los menores de cinco años, el período de residencia se exigirá a quien ejerza su guarda y custodia.

4. Residir y estar empadronados en cualquier municipio de esta Comunidad Autónoma en el momento de la presentación de la solicitud.

Las personas que, reuniendo los requisitos recogidos más arriba, carezcan de la nacionalidad española se regirán por lo establecido en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, en los tratados internacionales y en los convenios que se establezcan con el país de origen.

Para los menores que carezcan de la nacionalidad española se estará a lo dispuesto en las leyes del menor vigentes.

Los emigrantes españoles retornados que no cumplan el requisito del período de residencia en el territorio español podrán acceder a prestaciones asistenciales con igual contenido y extensión que las prestaciones y ayudas económicas reguladas en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, en los términos establecidos en la disposición adicional única del Real Decreto 727/2007, de 8 de junio, sobre criterios para determinar las intensidades de protección de los servicios y cuantía de las prestaciones económicas de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre.

INFORMACIÓN EN LA OFICINA PARA LA DEPENDENCIA

C/ Greco, 4 – Murcia.

Tlf. 968.20 07 03

¿Cómo se solicita?

Las solicitudes, que deberán llevar obligatoriamente un número de teléfono de contacto, estarán dirigidas al Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), órgano competente para resolver.

Estas solicitudes serán facilitadas en los Centros de Servicios Sociales/Unidades de Trabajo Social de la Región de Murcia y en los Centros y oficinas dependientes del IMAS. También podeis descargarla directamente de la web.

Documentación necesaria:

– Solicitud cumplimentada y fotocopia (D.N.I.)

– Informe de salud en modelo normalizado, acompañado de los informes médicos de que disponga el solicitante y que acrediten la situación de dependencia.

Las personas con valoración del grado de minusvalía de más del 75% y, al menos, 45 puntos de ayuda a tercera persona, estarán exentos de aportar informe médico.

– Las solicitudes podrán ser presentadas en:

  •     Ventanilla Única
  •     Centros de Servicios Sociales de la Región.
  •     Registros del IMAS, sitos en:
  •         Alonso Espejo, 7, Murcia
  •         Ronda de Levante, 16, esq. Plaza Juan XXIII- Murcia
  •         Alameda de San Antón, nº 29, Cartagena

 TASAS

T172.1 – Solicitud de reconocimiento del grado de dependencia

Importe: 30 euros. Esta tasa deberá abonarse en lo casos en que se solicite la dependencia por primera vez, o cuando se solicite una revisión de grado de dependencia por empeoramiento o mejoría.  Este impreso estará disponible en las Oficinas Corporativas de Atención al Ciudadano (Registros de las distintas Consejerías así como las antiguas Ventanillas Únicas de los Ayuntamientos de la Región). Allí podrá solicitar que se le gestione la expedición de la tasa. Y después de ingresar su importe en cualquiera de las entidades colaboradoras que aparecen en el citado impreso de autoliquidación, acompañarlo a la solicitud.
 

>¿De qué servicios se podrá beneficiar la persona declarada dependiente?

El reconocimiento de la situación de dependencia permite el acceso a los distintos servicios que incluye el catálogo, entre los que se encuentran los Centros de Día, o a una de las prestaciones económicas: La prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales o la prestación económica vinculada al servicio.

 

Por último, destacar que estos trámites administrativos (especialmente éste último) suelen ser lentos, por lo que nunca es pronto para empezar a solicitarlos. El reconocimiento de la situación de dependencia (Grado III o Grado II) es imprescindible para la financiación del servicio de Centro de Día, como el de Integra Daño Cerebral.

Música y cerebro

14 Sep

La música es un elemento muy presente en nuestra vida diaria, aunque no nos dediquemos profesionalmente a ella. Cuando vamos a cualquier comercio hay música de ambiente, en la consulta del médico, en los anuncios de la televisión, en la banda sonora de las películas, etc.

Además, cuando vamos en el coche ponemos música, y quien más y quien menos, lleva algún tipo de reproductor encima para cuando camina o mientras espera. A nuestro alrededor hay más música de la que podamos pensar a simple vista…

Los efectos de la música sobre el comportamiento han sido evidentes desde los comienzos de la humanidad. A lo largo de la historia, la vida del hombre se ha visto complementada e influida por la música, a la cual se le han atribuido una serie de funciones. Ésta ha sido un medio de expresión y comunicación no verbal y, debido a sus efectos emocionales y motivacionales, se ha utilizado como un instrumento de manipulación y control del comportamiento de grupos e individuos. Podemos pensar, por ejemplo, en las marchas de guerra, en la música tocada en los supermercados, oficinas o discotecas, los himnos nacionales, etcétera. También posee una función facilitadora en el establecimiento y la permanencia de las relaciones humanas, así como en la adaptación social del individuo a su medio.

Sabemos que la musica tiene su propio “lenguaje”, si no, que se lo pregunten a los que han estado años estudiando solfeo. Los circuitos cerebrales responsables del procesamiento de la música son distintos a aquellos que se encargan del procesamiento del lenguaje: Corteza aduditiva, corteza motora, áreas de asociación, principalmente en el hemisferio derecho (recordamos que estas áreas en el hemisferio izquierdo se encargan del procesamiento lingüístico).

¿Qué nos aporta la música para que tod@s la tengamos tan presente?

Una de las definiciones de música que nos da la Real Academia de la Lengua es: Arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente.

Todas las investigaciones realizadas al respecto, destacan la alta conexión entre la música y las emociones. La música tiene la capacidad de provocar en todos nosotros respuestas emocionales. Las emociones pueden clasificarse en dos dimensiones, según su valencia (positivas o negativas) y su intensidad (alta o baja). Las emociones positivas inducen conductas de aproximación y las negativas, conductas de retirada. Ambas respuestas están mediadas por el cortex prefrontal ventromedial. Según los investigadores, la música no induce emociones, sino que induce información emocional. Provoca cambios fisiológicos en nosotros como cualquier otro estímulo emocional.

Al escuchar música se actúan algunas zonas donde se ubican las neuronas espejo, donde se sitúan emociones como la empatía. El núcleo accumbens (cuya función tiene que ver con la Recompensa, el Placer y los Comportamientos Adictivos)  se activa cuando escuchamos música agradable. La actividad de otra zona, relacionada con el miedo, la percepción del peligro y las respuestas de escape, la amigdala, baja su activación cuando escuchamos música relajante. Esta estructura también se encuentra implicada en la música de suspense.

Recientemente, Redes, el programa de televisión de Eduard Punset dedicaba un capítulo precisamente a ésto:

Redes: Música, emociones y neurociencia

La música es un estímulo que enriquece los procesos sensoriales, cognitivos (como el pensamiento, el lenguaje, el aprendizaje y la memoria) y motores, además de fomentar la creatividad y la disposición al cambio.

MUSICOTERAPIA

En los últimos años, ha cobrado gran importancia su función terapéutica (musicoterapia) en una gran diversidad de estados patológicos. A partir de diversos tipos de música se pueden inducir diferentes estados de ánimo, los cuales pueden repercutir en tareas psicomotoras y cognitivas. Una de las variables importantes que intervienen en estos efectos se refiere a la clase de música que se escucha. En este sentido, existen principalmente dos tipos: 1) la estimulante, que aumenta la energía corporal, induce a la acción y estimula las emociones y 2) la sedante, que es de naturaleza melódica sostenida y se caracteriza por tener un ritmo regular, una dinámica predecible, consonancia armónica y un timbre vocal e instrumental reconocible, con efectos tranquilizantes.

Se han realizado varias investigaciones tendentes a estudiar los efectos de la música sobre la ansiedad. Se ha observado que la de carácter estimulante aumenta la preocupación y la emocionalidad (activación fisiológica afectiva), mientras que la sedante la disminuye. También se ha encontrado una reducción de la tensión muscular y la fuerza física, relacionada con la ansiedad, a través de la audición de música tranquila, cuyos efectos repercuten en la comunicación humana. Por ejemplo, la de tonos mayores aumenta la satisfacción en la interacción humana y facilita la productividad.

En relación con las posibilidades terapéuticas de la música, se han publicado una gran cantidad de evidencias en diferentes tipos de pacientes. Los efectos terapéuticos, en parte, se dan gracias a que la música disminuye la ansiedad. Por ejemplo, una reducción del ritmo respiratorio y la presión sanguínea, así como menores puntuaciones en pruebas de ansiedad, en pacientes preoperatorios, después de escuchar música sedante.

En el cerebro, la música actúa sobre ciertos neurotransmisores como la serotonina y noradrenalina mejorando el estado de ánimo de las personas. De esa manera, la música altera la actividad cerebral y la vuelve más lenta. Ello se debe a que el ritmo del cuerpo, el latido cardíaco, la respiración y las ondas cerebrales tienden a sincronizarse al compás de cierto tipo de música.

BENEFICIOS DE PRACTICAR MÚSICA DE NIÑOS

Recientemente, encontrabamos un estudio de la Universidad de Northwestern, en Evanston, Illinois (EEUU), que concluye que los participantes que habían estudiado de uno a cinco años de música tenían mejores respuestas cerebrales frente a sonidos complejos. Estas personas eran más eficaces para extraer la frecuencia fundamental de la señal sonora, es decir, la frecuencia más baja en el sonido que es clave en la percepción musical y en el habla. “Esta habilidad les permite reconocer sonidos en un entorno complejo y ruidoso, también es importante para la expresión hablada y para la memoria”. Estos resultados, junto con los obtenidos en investigaciones previas por estos investigadores, permiten señalar “beneficios que van desde una mejor percepción auditiva, mayor función ejecutiva y un empleo más eficaz de herramientas comunicativas. Todo ello sugiere que el entrenamiento musical durante el desarrollo produce efectos positivos y a largo plazo en el cerebro adulto”, refiere el estudio.

Podeis consultar la noticia completa en elmundosalud.

Entre los muchos beneficios de la música para el ser humano, también se ha demostrado que mejora el rendimiento deportivo. Podeis consultar la entrevista al autor de la investigación aquí.

Son muchas las películas que tienen la música como eje central de su argumento. En relación con el daño cerebral, recordamos una que recomendamos en un post anterior: “The music never stopped“, basada en un ensayo de Oliver Sacks.

AMUSIA

La pérdida de la capacidad para reconocer la música, la melodía y el ritmo se denomina amusia. Puede ser congénita o adquirida.

En una lesión cerebral (adquirida), podemos hablar de diversas alteraciones, dependiendo de si se encuentra dañado el funcionamiento motor o expresivo:

– Amusia expresiva: resulta imposible cantar, silbar o tararear un tono.

– Amusia instrumental o apraxia musical: cuando se ve comprometida la capacidad para tocar un instrumento.

-Agrafía musical: incapacidad para escribir música.

También puede verse afectado el componente perceptivo:

-Amusia sensorial o receptiva: Incapacidad para discriminar entre tonos.

-Amusia amnésica: Dificulta la capacidad para reconocer canciones familiares.

-Alexia musical: Altera la capacidad para leer música.

La amusia congénita solamente afecta al tono. Diversas investigaciones señalan que se produce en el 4% de la población. Estas personas, desde su nacimiento, presentan un déficit en la percepción de melodías, así como en su producción.

Alteraciones más frecuentes:

Los amúsicos son incapaces de reconocer una melodía familiar sin la ayuda de las letras, desafinan al cantar sin percatarse de ello, no son capaces de diferenciar si dos melodías son iguales o diferentes, aunque perciben adecuadamente los patrones rítmicos. La amusia adquirida es susceptible de rehabilitación, aunque se ha solido dejar de lado, ya que si no se trata de músicos profesionales, no supone una alteración importante en la vida diaria de la persona afectada.

Recientemente, pudimos ver un reportaje sobre el tema, realizado en el CEADAC (Centro Estatal de Atención al Daño Cerebral, centro de referencia nacional):

Amusia

Podeis encontrar ésta y más información sobre este curioso trastorno, así como sus bases neuroanatómicas, en este artículo de la Revista de Neurología: Música y cerebro.