Archive | REHABILITACIÓN RSS feed for this section

In-dependizados

12 Jun

índiceHoy queremos presentaros una magnífica iniciativa que ha puesto en marcha la Asociación de Daño Cerebral de Cádiz ADACCA. Se trata de una vivienda tutelada para afectados por daño cerebral adquirido.

Tras un daño cerebral se pueden alterar muchas capacidades que dificultan o imposibilitan la vuelta a la normalidad. Tras un periodo de rehabilitación intensiva y tratamiento en recursos sociosanitarios (promoción de la autonomía personal, centro de día, etc.) puede darse el caso de que las alteraciones cronificadas que presente el usuario no permitan que viva de forma independiente respecto a su familia, aunque la afectación no sea tal como para “condenarlo” a vivir siempre dependiendo de otra persona. Las alternativas que se presentan sería el ingreso en una residencia y la vivienda tutelada. En casos de personas jóvenes, con toda la vida por delante, esta situación puede ser especialmente dramática, ya coharta enormemente la libertad y autonomía del usuario, sumado a que no existen residencias específicas para DCA, por lo que deben “adaptarse” en centros dedicados a otras alteraciones.

Es por ésto que nos gusta tanto este proyecto, porque brinda, a los afectados cuyas capacidades lo permiten, una nueva oportunidad de tomar las riendas de su vida, con la supervisión, acompañamiento y ayuda necesarios para facilitar el éxito de esta nueva andadura.

En la vivienda tutelada, los usuarios cuentan con el asesoramiento y apoyo de los técnicos, que les ayudan en la organización de las rutinas que precisa un hogar (compra, limpieza, gestiones, etc) y en la gestión de su tiempo libre y de ocio. De esta forma, se realiza una experiencia  transitoria, en la que se pueden tratar los posibles problemas o dificultades que surjan, proporcionando las habilidades necesarias para una futura vida independiente.

Aunque suele ser difícil para la familia que su familiar afectado por DCA cambie de casa, o incluso de provincia o comunidad, este tipo de experiencias son recomendables para conseguir que el día de mañana estos afectados tengan la mejor calidad de vida posible, que al fin y al cabo es el objetivo principal de cualquier intervención.

Mándalas

29 Abr

Los mándalas son un elemento muy utilizado últimamente. Sus llamativos colores y variadas formas los hacen ser muy atractivos para la vista y muy motivantes, lo que invita a emplearlos en variadas ocasiones. En nuestro centro de día, hace un tiempo, Elena, una de nuestros terapeutas ocupacionales, hizo un taller sobre ellos. Os presentamos hoy qué son y para qué se pueden utilizar.

Mandala

La palabra mándala es de origen sánscrito y su significado es círculo sagrado o mágico. Ha estado presente en diversas civilizaciones, culturas y religiones: en el budismo, en el hinduismo, en los aztecas, en los mayas, en los navajos, en los pueblos nórdicos, en la cábala, en los rosetones de las catedrales, etc.

Mandala 2Consisten en representaciones simbólicas, que actúan equilibrando por medio de los colores y haciendo meditar el lado lógico de nuestro cerebro a través de las formas geométricas. El uso del color es una forma de identificar nuestros estados de ánimo, pues cada color indica una frecuencia vibratoria. Entre sus efectos, destaca el que favorecen la concentración y la relajación, la creatividad e inspiración, la meditación y mejoran el estado de ánimo y el pensamiento positivo.

carl jungAunque se utilizan desde tiempos remotos en todas las civilizaciones con diferentes manifestaciones, fue en el siglo pasado cuando se comenzaron a utilizar como dibujos terapéuticos. El psiquiatra Carl Jung (1875-1961) confirmó que pintar mándalas ofrece tranquilidad y sosiego, tanto a las personas sanas como a los enfermos.

Dentro de las múltiples técnicas de relajación orientales, se encuentra la de pintar mándalas, los cuales son publicados en libros parecidos a los de los libros de colorear de los niños, donde viene el mándala sólo dibujado con líneas y el resto en blanco dispuesto para colorear. Esta técnica de relajación no requiere ninguna disciplina expresa, como puede serlo en otras, ya que quien está haciéndolo lo colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. La pueden realizar personas de cualquier edad, siendo además una actividad que fortalece la creatividad.

Dibujando y coloreando mándalas podemos reducir estados emocionales negativos, como el estrés, la ansiedad, la angustia o la depresión, trabajando además aspectos positivos como la autoestima, la concentración, la creatividad e incluso la memoria. También nos sirven para mejorar la capacidad atencional, la motricidad fina o la caligrafía. Todo ello de una forma atractiva y divertida.

pintando mandalas

Aquí tenéis una imagen de cómo quedaron algunos mándalas que hicimos en el taller:

 

la foto(1)

 

 

Síndrome de vigilia sin respuesta y mínima conciencia

24 Jun

El “Síndrome de vigilia sin respuesta” y el “Estado de mínima conciencia“, también denominados Estado Vegetativo y Estado de mínima respuesta, respectivamente, consisten en estados alterados de la conciencia en los que el afectado no responde a estímulos, o bien lo hace, aunque de forma discreta y poco frecuente.

En 2011, uno de los talleres que anualmente organiza la Federación Española de Daño Cerebral FEDACE, versó sobre este tema. En estos talleres, como ya os contamos en un post anterior, varios profesionales (22 en el último) de tantas asociaciones de diversas provincias de España, se reúnen y trabajan al unísono durante varios meses, junto con otros profesionales coordinadores, con el fin de realizar una publicación orientativa sobre el tema tratado.

En este post os realizaremos un pequeño resumen del cuaderno que salió de ese taller, intentando clarificar en qué consiste cada estado y cuáles son sus características principales. Podeis descargar la publicación completa aquí.

Estas alteraciones constituyen un grave problema de salud, ya que los afectados presentan una dependencia total de terceros para realizar todas las actividades básicas de la vida diaria: alimentación, aseo, vestido, etc. Ésto supone una gran carga emocional y económica para sus familias.

PARTES DEL ENCEFALO

El tradicionalmente llamado “estado de coma”, entendido como la pérdida completa del nivel de conciencia, se encuentra relacionado con el tronco del encéfalo (formado por el bulbo raquídeo y la protuberancia o puente). Dentro de éste se encuentra una estructura, la formación reticular, que emite unas fibras de conexión que forman el llamado SARA: Sistema de Activación Reticular Ascendente.

SARAEl SARA controla el nivel de alerta o arousal, proporcionando la activación necesaria para que funcionen adecuadamente todas las partes del cerebro. Lesiones en este sistema o lesiones corticales difusas pueden alterar el nivel de alerta, de tres formas: Coma, Estado Vegetativo y Estado de Mínima Conciencia.

axonPese a que se encuentra en una zona muy protegida del encéfalo, este sistema puede resultar dañado por diversas lesiones: traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares o ictus, anoxia (falta de oxígeno). De estas lesiones, la que mejor pronóstico presenta, por la fisiopatología del daño, es la lesión de origen traumático, que suele ser debida a la lesión axonal difusa, que se produce cuando se “desgarran” las fibras que unen unas neuronas con otras, y permiten que se comuniquen (axones).

COMA, ESTADO VEGETATIVO Y ESTADO DE MÍNIMA RESPUESTA

En el estado de coma, el paciente permanece con los ojos cerrados y sin responder ante estímulos. Este estado tiene una duración desde 1 hora hasta 4 semanas. A partir de ahí, evoluciona hacia un estado vegetativo o a un estado de mínima respuesta. En este estado pueden aparecer algunas respuestas en el paciente, provocadas por reflejos de zonas conservadas del tronco cerebral (relacionados con el movimiento de los ojos o la cabeza). Para que se considere que un paciente ha salido de este estado debe haber apertura ocular y regulación del ciclo sueño-vigilia.

El estado vegetativo (coma vigil) es un estado de vigilia en el paciente abre los ojos pero no presenta respuesta alguna hacia uno mismo o hacia lo que le rodea. Solo aparecen respuestas motoras reflejas, sin intencionalidad por parte del paciente. Recientemente, se ha sustituido este término por el de Síndrome o Estado de Vigilia sin Respuesta. Este estado puede ser parcial o totalmente reversible, o convertirse en persistente (tras un mes de evolución). Las posibilidades de recuperación disminuyen cuanto mayor es el tiempo transcurrido desde la lesión. Si un paciente tras un daño cerebral traumático no muestra respuesta tras un año de la lesión, se considera que el estado es permanente. Este período se reduce a tres meses si el daño no es traumático. Para diagnosticar este estado, hay que estar muy seguro de la ausencia de cualquier tipo de respuesta voluntaria (seguimiento visual, respuesta a órdenes simples, etc.).

El estado de mínima respuesta o mínima conciencia es un estado de alteración grave de la conciencia en el que existe una evidencia clara y replicable de respuesta ante un estímulo. El paciente es incapaz de comunicarse verbalmente, pero puede realizar seguimiento visual, controlar el parpadeo o presentar alguna otra respuesta motora. Entre los criterios diagnósticos se encuentra la capacidad de responder si/no de forma consistente mediante cualquiera de los movimientos mencionados o cualquier otro gesto. En este estado, el paciente puede presentar episodios de risa o llanto coherentes con la estimulación presentada, verbalizaciones, intención por alcanzar objetos u otros tipos de intencionalidad. Para que se considere que el paciente ha salido de este estado, éste debe ser capaz de realizar un uso funcional de objetos (no simple manipulación) y/o comunicación interactiva, mediante lenguaje oral o de otra forma alternativa.

criteriosconsciencia

 

Tabla: Criterios diagnósticos de la Academia Americana de Neurología (Modificado de Giacino 2002)*

Cualquiera de estos estados requiere una respuesta asistencial continuada, especializada y coordinada. Estos pacientes una vez que la evolución se considera estabilizada, y se consigue la estabilidad médica, son dados de alta a su domicilio, o en otros casos, derivados a centros hospitalarios de cuidados medios, o paliativos. Estos afectados necesitan atención 24 horas al día, en el aseo, en la alimentación, cambios posturales, etc. Toda la carga suele recaer sobre los familiares que, sin ser profesionales, tienen que aprender a cuidar. Además, precisan de un tratamiento continuado de fisioterapia y de otras terapias, como puede ser la logopedia o la neuropsicología; todas realizadas por profesionales especialistas en atención a pacientes neurológicos para garantizar una asistencia de calidad y que proporcione los resultados adecuados.

Queremos terminar esta píldora de información con una cita textual del cuaderno de FEDACE: “En definitiva, la actuación en este colectivo requiere un equipo interdisciplinar que trabaje de forma coordinada, con profesionales altamente capacitados y bien entrenados en el manejo de este colectivo y sus familias”.

Fuente: FEDACE Cuaderno nº13 ·Sídrome de vigilia sin respuesta y mínima conciencia.

*Otra gran entrada sobre este tema, la podeis encontrar en el blog Redneuropsicológica, gestionado por @PazLD a quien le hemos cogido prestada la tabla.

Intervención en actividades de la vida diaria

20 Jun

La Terapia Ocupacional (T.O.) es una de las profesiones principales que intervienen en la rehabilitación del daño cerebral adquirido (DCA). No obstante, por lo que nos comentan los familiares de los pacientes que acuden al centro y los propios pacientes, también es una de las más desconocidas. Hoy Elena Mellado, una de nuestras terapeutas nos regala este post en el que nos explica una de las principales tareas del terapeuta ocupacional, las actividades de la vida diaria.

IMPORTANCIA DE LAS AVD

La principal área de intervención del terapeuta ocupacional en personas que han sufrido DCA es maximizar el desempeño independiente de las actividades de la vida diaria (AVD). Las AVD son todas aquellas actividades que realizamos día a día. El TO, junto con el resto del equipo interdisciplinar, detecta cuál es el déficit físico sensorial, cognitivo, conductual o social que está entorpeciendo el desempeño independiente de cualquier AVD, y mediante técnicas rehabilitadoras especializadas o adaptativas, fomenta la realización de éstas de la forma más autónoma posible.

IMG893

De manera general, podemos clasificar las AVD en básicas (AVDB) e instrumentales (AVDI).

Las actividades básicas son definidas como las actividades orientadas al cuidado del propio cuerpo. Podemos nombrar algunas como baño/ducha, higiene personal y aseo, cuidado de vejiga e intestinos, vestido, alimentación (manejo de cubiertos y proceso de llevarse la comida o líquidos desde el plato o vaso a la boca), movilidad funcional (transferencias, transporte de objetos) y cuidado de productos de apoyo.

101_2310Las actividades instrumentales se definen como aquellas actividades destinadas a la interacción con el medio, que son a menudo complejas y que generalmente su realización es opcional. Podemos nombrar algunas como cuidado de otros, movilidad en la comunidad (uso de transporte público), manejo de dinero, cuidado de la salud y manutención (rutinas de medicación), mantener un hogar, preparación de comida y limpieza e ir de compras, entre otras.

Para el paciente adulto, ser independiente representa el primer paso vital para poder recuperar su forma de vida. Ser independiente permite al paciente elegir dónde, cuándo y con quién desea estar en cualquier momento, e incluso poder elegir ser uno mismo.

La manera en la que el paciente realice las actividades de la vida diaria va a ser muy importante y deberá contemplarse 24 horas al día. Después de un tratamiento intenso de fisioterapia neurológica para inhibir la espasticidad o fortalecer el tono muscular, desde terapia ocupacional rehabilitamos las AVD con movimientos económicos y lo más normalizados posible, induciendo posturas adecuadas. Todas las AVD deberán realizarse de forma que las reacciones asociadas no se manifiesten.

El paciente aprenderá con más rapidez en situaciones lo más reales posibles para poder generalizarlas a su domicilio cuanto antes. Es muy importante la implicación de la familia en el tratamiento para continuar realizando las actividades de la misma manera que se le enseñan al paciente en el centro.

 

plato antideslizanteviewPhoto (3)

viewPhoto

En el proceso terapéutico el T.O. puede asesorar y recomendar algún producto de apoyo sólo cuando sea estrictamente necesario y aceptado por el usuario. Los productos de apoyo se pueden definir como aquellos dispositivos o utensilios destinados a disminuir o mitigar alguna discapacidad funcional y fomentar la independencia del usuario. Algún ejemplo para una persona con hemiplejia puede ser un cuchillo-tenedor, una tabla para cortar alimentos y un plato con reborde.

En Integra Daño Cerebral, y desde el área de terapia ocupacional, trabajamos tanto a nivel individual, como grupal todas estas actividades e intentamos que se generalicen al entorno personal de los pacientes.

La recuperación victoriosa no depende únicamente de las sesiones terapéuticas de tratamiento sino también, y mucho, de lo que haga el paciente durante las horas restantes del día y de la noche.

Tratamiento de la disfagia

25 Abr

Ya os hemos hablado anteriormente de la Disfagia en Daño Cerebral Adquirido. Hoy Conchi Martínez Rodríguez, una de nuestras logopedas nos indica las estrategias de comienzo de la alimentación para los pacientes que se encuentran en esa situación. Recordamos que la disfagia puede tener complicaciones importantes para la salud del paciente (aspiraciones, neumonía, etc.), por lo que el tratamiento debe hacerse por un logopeda especializado en la materia, que proporcionará indicaciones concretas a la familia del paciente sobre las pautas a seguir en casa.

El objetivo principal del tratamiento de la disfagia es conseguir una alimentación oral con una deglución segura mientras se mantiene una hidratación y nutrición adecuadas.

Estrategias de tratamiento:

  • En cuanto a la cantidad, se administrará en principio, alimento sólido con cucharita de café y se irá aumentando el volumen paulatinamente según pautas del logopeda. (Cucharita de café. 2,5 ml. aprox.; cuchara de postre. 5ml. aprox.; cuchara sopera. 10ml).

  • La velocidad de presentación del alimento revela la importancia de realizar una alimentación con paciencia y sin prisas.

    • Tener en cuenta la capacidad de atención y concentración de los pacientes para evitar las comidas en ambientes ruidosos o cargados de estímulos.

    • Seguir siempre la misma secuencia motora:

      • Coger cuchara.

      • Llenar cuchara.

      • Acercar cuchara a la boca.

      • Introducir alimento.

      • Masticar con la boca cerrada.

      • Deglutir.

      • Respirar.

      • Iniciar secuencia.

Se intentará dar la mayor cantidad posible de alimento en los primeros 30 minutos. A partir de aquí la fatiga puede influir negativamente y realizar aspiraciones.

  • En relación a la exploración realizada se estima qué estructuras están dañadas y qué función se ha visto afectada para poder encontrar el tipo de alimentos y consistencia adecuados.

  • Se incorporará un aumento sensorial gustativo, potenciando los sabores ( ácidos, dulces, amargos) y térmico (alimentos fríos o calientes) con el objetivo de potenciar la información propioceptiva procedente de la lengua que inciden en el desencadenamiento del reflejo de deglución.

  • Colocaremos al paciente en posturas que faciliten el paso del alimento al esófago para conseguir una alimentación funcional evitando el riesgo de aspiraciones (siguiendo las pautas de su logopeda).

    Las técnicas de tratamiento propiamente dicha; diseñadas para cambiar la fisiología de la deglución, tratando de mejorar la movilidad de las estructuras orales y faríngeas, aumentar la velocidad de disparo del reflejo faríngeo o controlar de forma voluntaria la movilidad orofaríngea durante la deglución. Precisan la colaboración del paciente.

    Consejos a tener en cuenta antes de empezar a comer

    • Nunca debe iniciarse la alimentación si el paciente está adormilado o muy nervioso.

    • Deberemos esperar a que esté bien despierto y tranquilo para iniciar la comida.

    • Intente que el entorno donde se realice la comida facilite la concentración del paciente para evitar que se distraiga.

    • Es aconsejable eliminar o reducir distracciones como la televisión, radio, personas hablando.

    Posición para comer

    • postura disfagiaEl paciente debe estar sentado con la espalda recta siempre que sea posible.

    • La cabeza debe estar ligeramente inclinada hacia delante en el momento de tragar.

    • Si no puede levantarse de la cama para comer, debe colocarse lo más incorporado posible con la espalda recta, elevar el cabecero de la cama si ésta es articulada y si no, ayudarse con cojines o almohadas.

    • Si la cabeza tiende a irse hacia atrás, nunca debe comer en esta posición, debe colocarle la cabeza en la posición anterior ayudándose con almohadas o toalla enrollada.

    Consejos a tener en cuenta durante las comidas

    • La persona que va a dar de comer al paciente debe estar colocada a la altura de sus ojos o justo por debajo de ellos así evitaremos que eleve la cabeza para tomar el alimento y trague en esta postura que le puede resultar peligrosa.

    • El paciente que pueda, debe alimentarse solo ya que es beneficioso para él porque disminuye el riesgo de aspiración (paso del alimento a la vía respiratoria), pero siempre debe hacerlo bajo la vigilancia de la familia o cuidador puesto que no hay que olvidar, que las personas con disfagia tienen más posibilidades de sufrir atragantamientos y mayor dificultad para superarlos.

    • El paciente no debe hablar mientras come.

    • Si el paciente utiliza prótesis dentales deben estar bien colocadas y ajustadas, si no fuera así, es mejor aconsejar al paciente que coma sin ellas y adaptar la comida.

    • Las personas con disfagia generalmente necesitan más tiempo para alimentarse, por lo que el cuidador del paciente debe tenerlo en cuenta y darle de comer cuando disponga de tiempo suficiente.

    • Intente programar las comidas en los momentos en que la persona se encuentra más descansada. La fatiga muscular y/o cansancio extremos aumentan el riesgo de aspiración.

    • Cuando trague debe hacerlo con la barbilla inclinada hacia el pecho (en la medida queesto sea posible), así se intenta proteger la vía respiratoria del paso del alimento (debe tragar mirándose el ombligo).

    postura barbilla pecho

    • Es preferible que utilice para comer cucharillas pequeñas (de postre) ya que, en general, los volúmenes pequeños son más fáciles de tragar y manejar.

    • Compruebe siempre que ha tragado la cucharada previa antes de darle otra.

    • No utilizar nunca jeringas o pajitas para alimentarse. Utilizar sólo cuchara, el uso de la misma es más seguro y beneficioso, ya que la ligera presión que ejerce sobre la base de la lengua al introducirla en la boca, favorece el reflejo de la deglución.

    Recomendaciones después de la alimentación

    • Debe mantener al paciente incorporado 30- 60 minutos tras las comidas si le acostamos muy pronto, podría presentar reflujo (retroceso del alimento hacia la boca) y podría aspirarlo (el alimento pasaría hacia la vía respiratoria). Esto debe realizarlo también cuando el paciente se alimenta a través de una sonda gástrica.

    • Asegúrese de que no han quedado restos de comida en la boca, si fuese así, habría que retirarlos ya que podría atragantarse con ellos.

    • Es muy importante mantener una buena higiene de la boca del paciente además de hacerle sentirse más cómodo también es más seguro para él, ya que una mala higiene favorece el crecimiento de bacterias en la boca que si se aspiran podrían producir una infección en los pulmones.

    Debe evitar

    • Dobles texturas en un mismo plato como por ejemplo: sopas, legumbres sin pasar por la batidora, bollos mojados en leche, etc.

    • Alimentos secos, ya que al morderlos, pueden quedar dispersos por la boca y es difícil para la lengua recogerlos para tragarlos, por ejemplo: pan tostado, patatas fritas, frutos secos.

    • Alimentos pegajosos, ya que se pueden quedar pegados al paladar, por ejemplo: plátano, bases de algunos pasteles.

    • Alimentos que al masticarlos desprenden líquido, como por ejemplo: sandía, melón,ciruelas, naranjas.

    • Alimentos fibrosos y/o con filamentos como por ejemplo: piña, naranja, algunas verduras, determinadas carnes, etc. Cuidado con los huesecillos, espinas, grumos, frutas con semillas etc.

    • Aumentar también la consistencia de los líquidos según le haya indicado su médico (PUDDING-MIEL-NECTAR) para lo que puede utilizar espesantes (productos farmacéuticos que puede añadir tanto a los líquidos como a los sólidos) triturados para darles el punto necesario de espesor. Puede tomar también agua gelidificada que es otro producto farmacéutico que contiene agua ya preparada en una consistencia igual a las gelatinas.

    NO DEBE TOMAR GELATINAS INDUSTRIALES YA QUE, PIERDEN SU CONSISTENCIA CUANDO SE MEZCLAN CON LA SALIVA CONVIRTIÉNDOSE EN LÍQUIDO

    • En ocasiones es difícil conseguir una buena ingesta de agua cuando se utilizan espesantes y consistencias elevadas. El espesante también se puede añadir a infusiones, zumos naturales o envasados (cuidado con los pacientes diabéticos, en los que la ingesta de fruta y zumos está limitada), aguas minerales saborizadas, refrescos, etc.

    Recordamos nuevamente que la reanudación de la alimentación de un paciente con disfagia debe realizarse bajo la prescripción y supervisión de un profesional, por lo que recomendamos se consulte antes de introducir alguna modificación. Os volvemos a dejar el enlace de la Guía de Disfagia editada recientemente por el Ministerio de Sanidad.

Disfagia en el daño cerebral adquirido

4 Mar

Hoy nuestra logopeda, Conchi Martínez Rodríguez, nos deja un post sobre la disfagia, una alteración deglutoria muy común tras un daño cerebral:

degluciónEl término disfagia neurógena designa cualquier problema que surge desde el momento en que los alimentos (sólidos y/o líquidos) se introducen en la boca hasta que pasan al estómago, por una deficiencia en cualquiera de las cuatro etapas de la deglución, de origen neurológico a nivel de sistema nervioso central o periférico.

Según la etapa de la deglución alterada observamos distintos tipos de disfagia:

  • Disfagia oral.

  • Disfagia orofaríngea.

  • Disfagia esofágica.

fases alimentación

Según el nivel de afectación de las estructuras implicadas se distinguen diferentes grados:

  • Grado leve.

  • Grado moderado.

  • Grado severo.

 

Son varias las manifestaciones o síntomas que nos harán sospechar de posible disfagia, los más importantes son:

  • La desnutrición y

  • Las frecuentes infecciones respiratorias.

 

Pero existen otros síntomas que nos darán pistas sobre qué estructura está implicada y a qué nivel se están produciendo las dificultades deglutorias:

  • Odinofagia, dolor durante la deglución producido por inflamación del tracto faringoesofágico o por reflujo esofágico.

  • Reflujo nasal: salida de comida por la nariz por déficit de cierre del velo del paladar.

  • Babeo; cierre insuficiente de labios.

  • Tos antes, durante o después de la deglución

  • Ruidos durante la deglución por falta de coordinación respiratoria deglutoria .

  • Cambios de la voz después de la ingesta por una incompleta función de arrastre faríngeo.

  • Aspiraciones o entrada de bolo alimenticio sólido o líquido en la vía aérea por debajo de las cuerdas vocales ingresando en la tráquea. Puede producirse antes, durante o después de la deglución dependiendo de la causa que origine la disfagia. Es el síntoma disfágico que más inquieta porque pone en peligro la vida del paciente. En pacientes neurológicos la sensibilidad para detectar la presencia de alimento en la vía aérea está disminuida. El reflejo de tos que expulsa cualquier objeto que penetre en la vía aérea puede estar inhibido o no presentarse con la fuerza suficiente para realizar la expulsión total del alimento.

  • Penetración, se refiere a la entrada del bolo sólido o líquido en la vía aérea (laringe) pero no sobrepasa el nivel de cuerdas vocales.

 

Entre las causas más frecuentes de disfagia neurológica, encontramos, personas afectadas por Accidentes cerebrovasculares (ACV), traumatismos craneoencefálicos (TCE), tumores cerebrales, enfermedades neurodegenerativas, afecciones del nervio periférico, enfermedades neuromusculares.

De todos los pacientes con disfagia neurogénica entre el 87% y 91.5% son de origen vascular. La incidencia de disfagia en la fase aguda del ACV fluctúa entre 29 a 65%, dependiendo de la localización de la lesión y decrece a un 12% a los 3 meses de haber sufrido ACV.

 Los pacientes que han sufrido un TCE pueden presentar dificultad para deglutir con distintas características según la localización de las lesiones.

  • Retardo o ausencia del reflejo faríngeo en 80% de los pacientes.

  • Reducido control lingual en 53%.

  • Paresia faríngea uni o bilateral en 32%.

  • Disfunción cricofaríngea, 6%.

  • Otros trastornos pueden estar presentes tales como: una reducción del cierre labial, cierre velofaríngeo, elevación laríngea, cierre de la vía aérea y en algunos casos puede existir una fistula traqueoesofágica.

 Se debe establecer una valoración del grado de disfagia para así poder individualizar el tratamiento, determinar la textura y consistencia de los alimentos más adecuada y asegurar que el paciente puede realizar una deglución sin riesgo de complicaciones.

comida

La rehabilitación de la disfagia en personas con daño cerebral sobrevenido no es una labor independiente sino que debe contar con el apoyo de un equipo interdisciplinar especializado en este tipo de casos.

Información neuropsicológica que le permite valorar el nivel cognitivo del paciente y la capacidad de comprensión y de colaboración que éste va a prestar.

Información fisioterapéutica, que valorará la capacidad de respuesta motora general del paciente.

Información sobre adaptación al medio, el terapeuta ocupacional nos avisará tanto de todas aquellas ayudas que el paciente tiene como de su grado de autonomía en las actividades de la vida diaria.

Información psicológica; entorno familiar y percepción de la enfermedad por parte del paciente.

Nutricionista, establece el plan dietético a llevar a cabo por el paciente.

Pero si bien la información anterior nos coloca dentro de un marco referencial sobre el paciente, lo cierto es que debemos de llevar a cabo una evaluación precisa del proceso de la deglución.

Para ello contamos con una evaluación objetiva (videofluoroscopia, fibrolaringoscopia, manometría faringoesofágica), llevada a cabo por el Otorrinolaringólogo y una evaluación subjetiva, llevada a cabo por el logopeda, consistente en la exploración de las estructuras implicadas y la observación de síntomas: exploración de pares craneales, exploración de estructuras orofaciales y laríngeas, valoración de la deglución.

En un próximo post os daremos algunos consejos para cuando el afectado comienza de nuevo a comer (postura adecuada, textura de los alimentos, etc). Mientras, os dejamos la Guía de Nutrición en Disfagia que recientemente ha editado el Ministerio de Sanidad.

Fisioterapia Neurológica: Tratamiento basado en Bobath

20 Dic

Hoy nuestro equipo de fisioterapia nos explica en qué consiste el Concepto Bobath, una filosofía de tratamiento para pacientes neurológicos con efectividad demostrada en la rehabilitación física tras un traumatismo craneoencefálico o un ictus.

 ¿Que es el concepto Bobath?

El concepto Bobath (no es ni un método ni una técnica) es uno de los enfoques más utilizados hoy en día en el campo de la rehabilitación neurológica para la evaluación y el tratamiento de niños y adultos de todas las edades con alteraciones en el desarrollo de la función, el movimiento y el control postural debido a una lesión del sistema nervioso central.

El concepto Bobath valora específicamente los problemas de movimiento del individuo y a través del tratamiento permitimos hacerlo más eficiente, a la vez que mejoramos las habilidades funcionales.

¿Quién creó el método Bobath?

matrimonio bobathFue desarrollado en Londres en la década de 1940 por la fisioterapeuta Berta Bobath y el neurólogo Karel Bobath, los cuales abogaron siempre por el desarrollo de un enfoque flexible, adaptado a las necesidades cambiantes de las personas con alteraciones sensoriomotoras de origen central.

¿Qué se busca en el tto?

El objetivo es la optimización de todas las funciones, a través de la mejora del control postural y de los movimientos selectivos, mediante la facilitación.

¿Que principio fisiológico sigue el método bobath?

La plasticidad cerebral es la capacidad de cada célula del organismo de organizarse y reorganizarse de nuevo en cada fase de su desarrollo, es decir, permite la germinación de dendritas y axones, formar nuevas sinapsis y efectuar de este modo nuevas conexiones con otras células. Brown and Hardmann, 1987.

La plasticidad cerebral es mayor en determinados momentos: en los primeros años de vida, en la pubertad, en el embarazo e inmediatamente después de la lesión.

¿En que se basa el tratamiento con el concepto bobath?

El pilar básico del que se sustenta el concepto Bobath es el movimiento normal.

¿Y que es el movimiento normal? es la respuesta del mecanismo de control postural (mecanismo del SNC que participa en el control de la postura) a un pensamiento o estímulo interno o externo.

movimiento

¿Cuáles son las características de un movimiento normal?

Económico: no se emplea mas energía que la requerida en un determinado movimiento.

Coordinado: tiene que estar coordinado en espacio y tiempo.

Adaptado: se adaptan a las necesidades del ambiente no esteriotipado

Dirigido a una función: todo movimiento normal tiene un objetivo

¿Que tipos de movimiento normal existen?

Voluntario: Es un movimiento de forma consciente ”se piensa lo que se va hacer” (saltar….)

Automático: movimiento que aparece en el desarrollo espontáneo del ser humano (andar, hablar….)

Automatizado: movimiento voluntario que se ha aprendido a base de repeticiones (conducir…)

¿Cómo debe de ser el tono muscular en un movimiento normal?

Debe de ser lo suficientemente alto para contrarrestar la fuerza de la gravedad y al mismo tiempo lo suficientemente bajo para permitir el movimiento. Es decir, ni ser hipertónico (espasticidad) ni ser hipotónico (flacidez).

El tono varía dependiendo del movimiento, en un movimiento voluntario el tono es mayor, a medida que se va automatizando el tono va disminuyendo.

¿Cuándo puede empezarse el tratamiento?

Como mínimo cuando el médico crea conveniente el comienzo de éste, siendo muy importante una rehabilitación precoz dada la capacidad que tiene el cerebro para readaptarse a los diferentes cambios funcionales y estructurales tras un daño cerebral (plasticidad cerebral).

Como máximo en el momento en el que el individuo busca una mejora en su evolución.

¿Cuánto dura el tratamiento?

No esta definido, lo que dure la evolución positiva. Mientras existan cambios en algún entorno puede ser necesario continuar con el tratamiento. También es recomendable seguir una terapia de mantenimiento, con el fin de consolidar los logros obtenidos.

¿Qué cambios produce en el paciente?

Algunos ejemplos son:

María Tovar SaizAbandonar la silla de ruedas para caminar
Aumentar la longuitud del paso
Girar sobre si mismo en bipedestación
Caminar más tiempo sin cansarse
Caminar con pie plano en el suelo
Realizar transferencias con mayor facilidad
No empeorar

¿Los cambios que se producen perduran?

Si, siempre que el paciente haga uso de ellos. Por eso insistimos tanto durante cada sesión en (siempre que sea posible) dejar tiempo para la activación.

¿Qué hace diferente el concepto Bobath con otros métodos convencionales de rehabilitación?

La individualidad y adaptabilidad en cada sesión.

La interacción con el paciente mediante la facilitación y el manejo.

La facilitación (no enseñamos movimientos a los pacientes, lo hacemos posible).

El manejo (proporcionando la sensación de movimiento normal, tratando mientras movemos, buscando la alineación más efectiva).

 EMILIO ÁLVAREZ BARRANCO¿Se complementa con otras técnicas?

Si. Resultan un buen complemento de trabajo las técnicas que ayuden a mejorar la alineación de las articulaciones y estructuras: tratamientos de fascias, terapia manual, tratamiento del tejido conjuntivo, neurodinamia……. Y también técnicas en el entorno acuático.

Texto realizado por: D. Emilio Álvarez Barranco y Dña. María Tovar Saiz, fisioterapeutas.

Conducta de utilización

26 Nov

Hoy queremos hablaros de una alteración, no demasiado común, aunque muy llamativa por sus características: la “Conducta de utilización”, o también llamado, Síndrome de utilización, aunque este término no es del todo correcto.

La conducta de utilización se caracteriza por la tendencia del paciente a utilizar los objetos que están a su alcance, sin que se le hayan dado instrucciones para ello, sin una finalidad y sin una intencionalidad real. El ejemplo más claro, al que suele hacer referencia la literatura es el de un peine: poner delante al paciente un peine sin realizar alusión al mismo ni dar ninguna orden. Un paciente con conducta de utilización empezará a peinarse automáticamente. Pero también podemos ver otros ejemplos, como llevarse compulsivamente un vaso a la boca, como si fuera a beber, aunque ya sabe que está vacío; agarrar las cosas que se colocan a su alcance en una mesa, aunque no se le indique o no sean para él, etc.

Se relaciona con otras dificultades inhibitorias, especialmente atencionales. Son pacientes muy susceptibles a la interferencia atencional, y por tanto, con dificultades de concentración, al no poder inhibir los estímulos irrelevantes.

En ocasiones, se alude al “Síndrome de dependencia ambiental”, caracterizado por dificultades de inhibición de los estímulos ambientales, conductas de imitación y de utilización compulsiva.

Pueden aparecer, por tanto, otros problemas derivados de alteraciones en los mecanismos de inhibición: impulsividad, ecolalias (repetir lo que dice el otro) o imitaciones gestuales o posturales, que pueden parecer burlas, pero que son conductas que el paciente realmente es incapaz de controlar.

Anatómicamente, se asocia con la afectación de conexiones fronto-parietales. Esta desconexión libera a las demarcaciones parietales del control inhibitorio del lóbulo frontal. Digamos que el lóbulo parietal “reconoce el objeto” y, junto con el temporal determina su uso, pero el lóbulo frontal no “frena el impulso” provocado por ese reconocimiento, llevando a una utilización sin finalidad alguna.

Esta clínica se suele asociar a lesiones focales que afectan al territorio de la unión frontoparietal, especialmente en problemas vasculares en el territorio de la arteria cerebral anterior, y en algunas demencias con componente frontal: Enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal, etc.  En algunos casos descritos, aparece junto con el Síndrome de la mano ajena.

A nivel de rehabilitación, la aparición de estas alteraciones dificultan los tratamientos, especialmente por la alta susceptibilidad del paciente a la interferencia, tanto externa como interna. Son incapaces de inhibir los estímulos que se producen a su alrededor: otros pacientes, ruidos, conversaciones, etc. (puede parecer que “está pendiente de cualquier cosa menos de la tarea encomendada“), como los estímulos propios que provienen de su propio cuerpo (necesidades fisiológicas, roces, posturas, etc.). En definitiva, dificulta mucho el trabajo del terapeuta, tanto por su falta de concentración en la tarea como porque resultan pacientes muy demandantes de atención externa, centrados principalmente en sus necesidades momentáneas.

 En las terapias, para facilitar su desarrollo, suele ayudar tratar de crear un ambiente lo más libre de interferencia posible (evitar ruidos, ventanas, etc.) y marcar unas pautas claras con el paciente para todas las sesiones. Además, desde el área de neuropsicología, se debe trabajar la capacidad de mantenimiento atencional e inhibición de la interferencia y el autocontrol conductual.

En casa, para facilitar la comprensión y el recuerdo, se deben evitar los ruidos, las concentraciones de gente, conversaciones paralelas y tener la radio/televisión encendida mientras se habla con el afectado.

Aplicación de la Terapia de espejo en la rehabilitación motora tras un ictus.

15 Nov

Más del 50% de los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular o Ictus padecen secuelas discapacitantes en las extremidades superiores que impiden el desarrollo de las actividades de la vida diaria de forma natural.

Seis meses después del ACV, el 38 % de los pacientes recuperan ligeramente la destreza en el brazo afecto y sólo el 12% muestra una recuperación funcional después de haber recibido rehabilitación convencional. Muchos de los pacientes aprenden a no usar el miembro superior afecto por lo que las secuelas se agravan. Por estas razones, los programas destinados a la restauración de la función de las extremidades superiores son una de las partes más importantes de la rehabilitación en este tipo de patologías.

La terapia del espejo fue introducida por primera vez en 1992 por Ramachandran y Rogers como terapia analgésica para reducir el dolor del miembro fantasma. Se trata de una técnica en la que el paciente debe movilizar su miembro superior no afecto, al mismo tiempo que se fija en el reflejo del movimiento de este en un espejo colocado en vertical en el lado del miembro amputado, de manera que este último quede tapado.Al mirar al espejo el paciente percibe el movimiento como una acción realizada por el brazo amputado. La ilusión visual del movimiento de las extremidades afectadas genera una retroalimentación positiva a la corteza motora, que a su vez puede interrumpir el ciclo de dolor.

Existen numerosos estudios que demuestran la eficacia de esta técnica en patologías como el síndrome del dolor regional complejo, dolor neuropático, Enfermedad de Parkinson y una hemiplejia o hemiparesia después de sufrir un accidente cerebrovascular.

La Terapia de espejo ha demostrado mejoras en la función del miembro superior parético después de sufrir un Ictus en cualquiera de sus fases. Esto es importante ya que se puede aplicar en pacientes en un período crónico. El mecanismo que media este fenómeno aún no está claro pero parece relacionarse con la convergencia del feedback visual y somatosensorial en el cortex parietal, o con la actividad de las neuronas espejo.

Es un método simple, barato y dirigido directamente por el paciente que podría mejorar la función de la extremidad superior afectada. La ilusión del espejo del movimiento normal de la mano afectada podría sustituir la disminución del input propioceptivo por lo que ayudaría a reclutar áreas del cortex premotor y asistiría a la rehabilitación a través de la íntima relación entre input visual y las áreas premotoras.

El paciente sentado introduce el miembro superior afectado en una caja sin posibilidad de visión. El miembro superior sano se coloca frente al espejo y se le solicitan movimientos simétricos con ambos miembros superiores (movimientos básicos de muñeca, mano y dedos. También se acepta la posibilidad de manipular determinados objetos). Se pueden combinar estos ejercicios con otros con ojos cerrados para el trabajo del input somatosensorial.

En la actualidad su aplicación en la clínica (por lo menos en el ámbito público) aún no está muy extendido salvo en aquellas Unidades específicas de Ictus o de Daño Cerebral que cuentan con un equipo de rehabilitación más especializado. Existen pruebas que demuestran que la terapia de espejo junto con un programa de rehabilitación convencional es más beneficioso en términos de recuperación motora que un tratamiento similar sin terapia de espejo. Desde el área de Terapia Ocupacional en el centro de Integra Daño Cerebral se está llevando a cabo la aplicación de esta técnica, combinada con otras como la Terapia Bobath, o el Ejercicio Terapéutico Cognostivo.