Tag Archives: alimentación

Este “adiós” esconde un “hasta luego”…

11 Nov

Nos mudamos!! Hemos creado una nueva web, para que todo esté más claro y resulte más fácil encontrar la información de contacto: www.integracerebral.com

Hace casi 4 años ya que inauguramos este blog, con la intención de crear un lugar donde recoger información, noticias, consejos y pautas para todo aquel que lo precisara, siendo conscientes de que escasean las fuentes fiables de información sobre este tema. Ni en nuestros mejores sueños hubiéramos pensado tener tanta aceptación, tantas palabras de ánimo, comentarios positivos y también alguna discusión, aunque consideramos que éstas siempre son productivas, si se aportan argumentos y se realizan desde el respeto mutuo.

Abandonamos esta plataforma, pero vamos a continuar realizando el blog de la misma forma que lo hemos llevado hasta ahora y con el mismo empeño: aportar información veraz y específica sobre el daño cerebral, sus consecuencias y pautas de manejo para familiares, profesionales y todo aquel que esté interesado.

Para inaugurar esta nueva etapa, ya hemos publicado el primer post, contando nuestra crónica de las actividades del Día del Daño Cerebral 2014 en Murcia. Podéis visitarlo en este enlace.

Esperamos que os guste tanto o más de lo que os gustaba éste y poder seguir contando con vosotros en nuestra nueva web.

Todo el equipo técnico de Integra se despide de este blog y espera veros en la nueva dirección.

Todo el equipo técnico de Integra se despide de este blog y espera veros en la nueva dirección.

Un fuerte abrazo de parte de todo el equipo de Integra Daño Cerebral.

Tratamiento de la disfagia

25 Abr

Ya os hemos hablado anteriormente de la Disfagia en Daño Cerebral Adquirido. Hoy Conchi Martínez Rodríguez, una de nuestras logopedas nos indica las estrategias de comienzo de la alimentación para los pacientes que se encuentran en esa situación. Recordamos que la disfagia puede tener complicaciones importantes para la salud del paciente (aspiraciones, neumonía, etc.), por lo que el tratamiento debe hacerse por un logopeda especializado en la materia, que proporcionará indicaciones concretas a la familia del paciente sobre las pautas a seguir en casa.

El objetivo principal del tratamiento de la disfagia es conseguir una alimentación oral con una deglución segura mientras se mantiene una hidratación y nutrición adecuadas.

Estrategias de tratamiento:

  • En cuanto a la cantidad, se administrará en principio, alimento sólido con cucharita de café y se irá aumentando el volumen paulatinamente según pautas del logopeda. (Cucharita de café. 2,5 ml. aprox.; cuchara de postre. 5ml. aprox.; cuchara sopera. 10ml).

  • La velocidad de presentación del alimento revela la importancia de realizar una alimentación con paciencia y sin prisas.

    • Tener en cuenta la capacidad de atención y concentración de los pacientes para evitar las comidas en ambientes ruidosos o cargados de estímulos.

    • Seguir siempre la misma secuencia motora:

      • Coger cuchara.

      • Llenar cuchara.

      • Acercar cuchara a la boca.

      • Introducir alimento.

      • Masticar con la boca cerrada.

      • Deglutir.

      • Respirar.

      • Iniciar secuencia.

Se intentará dar la mayor cantidad posible de alimento en los primeros 30 minutos. A partir de aquí la fatiga puede influir negativamente y realizar aspiraciones.

  • En relación a la exploración realizada se estima qué estructuras están dañadas y qué función se ha visto afectada para poder encontrar el tipo de alimentos y consistencia adecuados.

  • Se incorporará un aumento sensorial gustativo, potenciando los sabores ( ácidos, dulces, amargos) y térmico (alimentos fríos o calientes) con el objetivo de potenciar la información propioceptiva procedente de la lengua que inciden en el desencadenamiento del reflejo de deglución.

  • Colocaremos al paciente en posturas que faciliten el paso del alimento al esófago para conseguir una alimentación funcional evitando el riesgo de aspiraciones (siguiendo las pautas de su logopeda).

    Las técnicas de tratamiento propiamente dicha; diseñadas para cambiar la fisiología de la deglución, tratando de mejorar la movilidad de las estructuras orales y faríngeas, aumentar la velocidad de disparo del reflejo faríngeo o controlar de forma voluntaria la movilidad orofaríngea durante la deglución. Precisan la colaboración del paciente.

    Consejos a tener en cuenta antes de empezar a comer

    • Nunca debe iniciarse la alimentación si el paciente está adormilado o muy nervioso.

    • Deberemos esperar a que esté bien despierto y tranquilo para iniciar la comida.

    • Intente que el entorno donde se realice la comida facilite la concentración del paciente para evitar que se distraiga.

    • Es aconsejable eliminar o reducir distracciones como la televisión, radio, personas hablando.

    Posición para comer

    • postura disfagiaEl paciente debe estar sentado con la espalda recta siempre que sea posible.

    • La cabeza debe estar ligeramente inclinada hacia delante en el momento de tragar.

    • Si no puede levantarse de la cama para comer, debe colocarse lo más incorporado posible con la espalda recta, elevar el cabecero de la cama si ésta es articulada y si no, ayudarse con cojines o almohadas.

    • Si la cabeza tiende a irse hacia atrás, nunca debe comer en esta posición, debe colocarle la cabeza en la posición anterior ayudándose con almohadas o toalla enrollada.

    Consejos a tener en cuenta durante las comidas

    • La persona que va a dar de comer al paciente debe estar colocada a la altura de sus ojos o justo por debajo de ellos así evitaremos que eleve la cabeza para tomar el alimento y trague en esta postura que le puede resultar peligrosa.

    • El paciente que pueda, debe alimentarse solo ya que es beneficioso para él porque disminuye el riesgo de aspiración (paso del alimento a la vía respiratoria), pero siempre debe hacerlo bajo la vigilancia de la familia o cuidador puesto que no hay que olvidar, que las personas con disfagia tienen más posibilidades de sufrir atragantamientos y mayor dificultad para superarlos.

    • El paciente no debe hablar mientras come.

    • Si el paciente utiliza prótesis dentales deben estar bien colocadas y ajustadas, si no fuera así, es mejor aconsejar al paciente que coma sin ellas y adaptar la comida.

    • Las personas con disfagia generalmente necesitan más tiempo para alimentarse, por lo que el cuidador del paciente debe tenerlo en cuenta y darle de comer cuando disponga de tiempo suficiente.

    • Intente programar las comidas en los momentos en que la persona se encuentra más descansada. La fatiga muscular y/o cansancio extremos aumentan el riesgo de aspiración.

    • Cuando trague debe hacerlo con la barbilla inclinada hacia el pecho (en la medida queesto sea posible), así se intenta proteger la vía respiratoria del paso del alimento (debe tragar mirándose el ombligo).

    postura barbilla pecho

    • Es preferible que utilice para comer cucharillas pequeñas (de postre) ya que, en general, los volúmenes pequeños son más fáciles de tragar y manejar.

    • Compruebe siempre que ha tragado la cucharada previa antes de darle otra.

    • No utilizar nunca jeringas o pajitas para alimentarse. Utilizar sólo cuchara, el uso de la misma es más seguro y beneficioso, ya que la ligera presión que ejerce sobre la base de la lengua al introducirla en la boca, favorece el reflejo de la deglución.

    Recomendaciones después de la alimentación

    • Debe mantener al paciente incorporado 30- 60 minutos tras las comidas si le acostamos muy pronto, podría presentar reflujo (retroceso del alimento hacia la boca) y podría aspirarlo (el alimento pasaría hacia la vía respiratoria). Esto debe realizarlo también cuando el paciente se alimenta a través de una sonda gástrica.

    • Asegúrese de que no han quedado restos de comida en la boca, si fuese así, habría que retirarlos ya que podría atragantarse con ellos.

    • Es muy importante mantener una buena higiene de la boca del paciente además de hacerle sentirse más cómodo también es más seguro para él, ya que una mala higiene favorece el crecimiento de bacterias en la boca que si se aspiran podrían producir una infección en los pulmones.

    Debe evitar

    • Dobles texturas en un mismo plato como por ejemplo: sopas, legumbres sin pasar por la batidora, bollos mojados en leche, etc.

    • Alimentos secos, ya que al morderlos, pueden quedar dispersos por la boca y es difícil para la lengua recogerlos para tragarlos, por ejemplo: pan tostado, patatas fritas, frutos secos.

    • Alimentos pegajosos, ya que se pueden quedar pegados al paladar, por ejemplo: plátano, bases de algunos pasteles.

    • Alimentos que al masticarlos desprenden líquido, como por ejemplo: sandía, melón,ciruelas, naranjas.

    • Alimentos fibrosos y/o con filamentos como por ejemplo: piña, naranja, algunas verduras, determinadas carnes, etc. Cuidado con los huesecillos, espinas, grumos, frutas con semillas etc.

    • Aumentar también la consistencia de los líquidos según le haya indicado su médico (PUDDING-MIEL-NECTAR) para lo que puede utilizar espesantes (productos farmacéuticos que puede añadir tanto a los líquidos como a los sólidos) triturados para darles el punto necesario de espesor. Puede tomar también agua gelidificada que es otro producto farmacéutico que contiene agua ya preparada en una consistencia igual a las gelatinas.

    NO DEBE TOMAR GELATINAS INDUSTRIALES YA QUE, PIERDEN SU CONSISTENCIA CUANDO SE MEZCLAN CON LA SALIVA CONVIRTIÉNDOSE EN LÍQUIDO

    • En ocasiones es difícil conseguir una buena ingesta de agua cuando se utilizan espesantes y consistencias elevadas. El espesante también se puede añadir a infusiones, zumos naturales o envasados (cuidado con los pacientes diabéticos, en los que la ingesta de fruta y zumos está limitada), aguas minerales saborizadas, refrescos, etc.

    Recordamos nuevamente que la reanudación de la alimentación de un paciente con disfagia debe realizarse bajo la prescripción y supervisión de un profesional, por lo que recomendamos se consulte antes de introducir alguna modificación. Os volvemos a dejar el enlace de la Guía de Disfagia editada recientemente por el Ministerio de Sanidad.

Disfagia en el daño cerebral adquirido

4 Mar

Hoy nuestra logopeda, Conchi Martínez Rodríguez, nos deja un post sobre la disfagia, una alteración deglutoria muy común tras un daño cerebral:

degluciónEl término disfagia neurógena designa cualquier problema que surge desde el momento en que los alimentos (sólidos y/o líquidos) se introducen en la boca hasta que pasan al estómago, por una deficiencia en cualquiera de las cuatro etapas de la deglución, de origen neurológico a nivel de sistema nervioso central o periférico.

Según la etapa de la deglución alterada observamos distintos tipos de disfagia:

  • Disfagia oral.

  • Disfagia orofaríngea.

  • Disfagia esofágica.

fases alimentación

Según el nivel de afectación de las estructuras implicadas se distinguen diferentes grados:

  • Grado leve.

  • Grado moderado.

  • Grado severo.

 

Son varias las manifestaciones o síntomas que nos harán sospechar de posible disfagia, los más importantes son:

  • La desnutrición y

  • Las frecuentes infecciones respiratorias.

 

Pero existen otros síntomas que nos darán pistas sobre qué estructura está implicada y a qué nivel se están produciendo las dificultades deglutorias:

  • Odinofagia, dolor durante la deglución producido por inflamación del tracto faringoesofágico o por reflujo esofágico.

  • Reflujo nasal: salida de comida por la nariz por déficit de cierre del velo del paladar.

  • Babeo; cierre insuficiente de labios.

  • Tos antes, durante o después de la deglución

  • Ruidos durante la deglución por falta de coordinación respiratoria deglutoria .

  • Cambios de la voz después de la ingesta por una incompleta función de arrastre faríngeo.

  • Aspiraciones o entrada de bolo alimenticio sólido o líquido en la vía aérea por debajo de las cuerdas vocales ingresando en la tráquea. Puede producirse antes, durante o después de la deglución dependiendo de la causa que origine la disfagia. Es el síntoma disfágico que más inquieta porque pone en peligro la vida del paciente. En pacientes neurológicos la sensibilidad para detectar la presencia de alimento en la vía aérea está disminuida. El reflejo de tos que expulsa cualquier objeto que penetre en la vía aérea puede estar inhibido o no presentarse con la fuerza suficiente para realizar la expulsión total del alimento.

  • Penetración, se refiere a la entrada del bolo sólido o líquido en la vía aérea (laringe) pero no sobrepasa el nivel de cuerdas vocales.

 

Entre las causas más frecuentes de disfagia neurológica, encontramos, personas afectadas por Accidentes cerebrovasculares (ACV), traumatismos craneoencefálicos (TCE), tumores cerebrales, enfermedades neurodegenerativas, afecciones del nervio periférico, enfermedades neuromusculares.

De todos los pacientes con disfagia neurogénica entre el 87% y 91.5% son de origen vascular. La incidencia de disfagia en la fase aguda del ACV fluctúa entre 29 a 65%, dependiendo de la localización de la lesión y decrece a un 12% a los 3 meses de haber sufrido ACV.

 Los pacientes que han sufrido un TCE pueden presentar dificultad para deglutir con distintas características según la localización de las lesiones.

  • Retardo o ausencia del reflejo faríngeo en 80% de los pacientes.

  • Reducido control lingual en 53%.

  • Paresia faríngea uni o bilateral en 32%.

  • Disfunción cricofaríngea, 6%.

  • Otros trastornos pueden estar presentes tales como: una reducción del cierre labial, cierre velofaríngeo, elevación laríngea, cierre de la vía aérea y en algunos casos puede existir una fistula traqueoesofágica.

 Se debe establecer una valoración del grado de disfagia para así poder individualizar el tratamiento, determinar la textura y consistencia de los alimentos más adecuada y asegurar que el paciente puede realizar una deglución sin riesgo de complicaciones.

comida

La rehabilitación de la disfagia en personas con daño cerebral sobrevenido no es una labor independiente sino que debe contar con el apoyo de un equipo interdisciplinar especializado en este tipo de casos.

Información neuropsicológica que le permite valorar el nivel cognitivo del paciente y la capacidad de comprensión y de colaboración que éste va a prestar.

Información fisioterapéutica, que valorará la capacidad de respuesta motora general del paciente.

Información sobre adaptación al medio, el terapeuta ocupacional nos avisará tanto de todas aquellas ayudas que el paciente tiene como de su grado de autonomía en las actividades de la vida diaria.

Información psicológica; entorno familiar y percepción de la enfermedad por parte del paciente.

Nutricionista, establece el plan dietético a llevar a cabo por el paciente.

Pero si bien la información anterior nos coloca dentro de un marco referencial sobre el paciente, lo cierto es que debemos de llevar a cabo una evaluación precisa del proceso de la deglución.

Para ello contamos con una evaluación objetiva (videofluoroscopia, fibrolaringoscopia, manometría faringoesofágica), llevada a cabo por el Otorrinolaringólogo y una evaluación subjetiva, llevada a cabo por el logopeda, consistente en la exploración de las estructuras implicadas y la observación de síntomas: exploración de pares craneales, exploración de estructuras orofaciales y laríngeas, valoración de la deglución.

En un próximo post os daremos algunos consejos para cuando el afectado comienza de nuevo a comer (postura adecuada, textura de los alimentos, etc). Mientras, os dejamos la Guía de Nutrición en Disfagia que recientemente ha editado el Ministerio de Sanidad.

Saber vivir: Prevención del ictus

20 Ago

En Integra Daño Cerebral ya hemos vuelto al trabajo tras unas breves vacaciones. Y nos hemos llevado una muy grata sorpresa: El programa de Televisión Española “La mañana de la 1” dedicó un espacio para hablar del ictus, sus características y la prevención. Nos alegramos mucho de que un espacio con tanta audiencia y difusión nos llame la atención acerca de esta patología, tan numerosa e incapacitante. Además, nuestra sorpresa es mucho más agradable, ya que hemos podido observar que han sido nuestros amigos de la “Clínica San Vicente” de Madrid los expertos invitados al programa para tratar el tema.

Os recomendamos que lo veais, ya que sin duda, resulta muy interesante y didáctico.  Aquí os dejamos el enlace al programa:

Saber vivir: Ictus

Como podreis ver, hablan de la importancia de la rehabilitación precoz y de las unidades de ictus, un tema que tratamos en un post anterior. No nos cansaremos de repetir la importancia de su detección precoz, por lo que volvemos a dejaros un esquema con las principales señales de alarma.

No puedo terminar este post sin felicitar al Dr. Sanjuan y a la Dra. Pérez Nieves por su intervención en el programa, y saludar a todos mis antiguos compañeros de la Clínica San Vicente, animándoles a que continúen ayudando a la difusión del ictus. Un abrazo para todos!

Por último, deciros que en Integra Daño Cerebral, todos los miembros del equipo continuamos trabajando para minimizar las secuelas que aparecen en un paciente tras un ictus y estamos a vuestra disposición para resolver cualquier duda y proporcionaros toda la información que pudierais precisar al respecto.