Tag Archives: cerebro

Este “adiós” esconde un “hasta luego”…

11 Nov

Nos mudamos!! Hemos creado una nueva web, para que todo esté más claro y resulte más fácil encontrar la información de contacto: www.integracerebral.com

Hace casi 4 años ya que inauguramos este blog, con la intención de crear un lugar donde recoger información, noticias, consejos y pautas para todo aquel que lo precisara, siendo conscientes de que escasean las fuentes fiables de información sobre este tema. Ni en nuestros mejores sueños hubiéramos pensado tener tanta aceptación, tantas palabras de ánimo, comentarios positivos y también alguna discusión, aunque consideramos que éstas siempre son productivas, si se aportan argumentos y se realizan desde el respeto mutuo.

Abandonamos esta plataforma, pero vamos a continuar realizando el blog de la misma forma que lo hemos llevado hasta ahora y con el mismo empeño: aportar información veraz y específica sobre el daño cerebral, sus consecuencias y pautas de manejo para familiares, profesionales y todo aquel que esté interesado.

Para inaugurar esta nueva etapa, ya hemos publicado el primer post, contando nuestra crónica de las actividades del Día del Daño Cerebral 2014 en Murcia. Podéis visitarlo en este enlace.

Esperamos que os guste tanto o más de lo que os gustaba éste y poder seguir contando con vosotros en nuestra nueva web.

Todo el equipo técnico de Integra se despide de este blog y espera veros en la nueva dirección.

Todo el equipo técnico de Integra se despide de este blog y espera veros en la nueva dirección.

Un fuerte abrazo de parte de todo el equipo de Integra Daño Cerebral.

Anuncios

Música y cerebro

14 Sep

La música es un elemento muy presente en nuestra vida diaria, aunque no nos dediquemos profesionalmente a ella. Cuando vamos a cualquier comercio hay música de ambiente, en la consulta del médico, en los anuncios de la televisión, en la banda sonora de las películas, etc.

Además, cuando vamos en el coche ponemos música, y quien más y quien menos, lleva algún tipo de reproductor encima para cuando camina o mientras espera. A nuestro alrededor hay más música de la que podamos pensar a simple vista…

Los efectos de la música sobre el comportamiento han sido evidentes desde los comienzos de la humanidad. A lo largo de la historia, la vida del hombre se ha visto complementada e influida por la música, a la cual se le han atribuido una serie de funciones. Ésta ha sido un medio de expresión y comunicación no verbal y, debido a sus efectos emocionales y motivacionales, se ha utilizado como un instrumento de manipulación y control del comportamiento de grupos e individuos. Podemos pensar, por ejemplo, en las marchas de guerra, en la música tocada en los supermercados, oficinas o discotecas, los himnos nacionales, etcétera. También posee una función facilitadora en el establecimiento y la permanencia de las relaciones humanas, así como en la adaptación social del individuo a su medio.

Sabemos que la musica tiene su propio “lenguaje”, si no, que se lo pregunten a los que han estado años estudiando solfeo. Los circuitos cerebrales responsables del procesamiento de la música son distintos a aquellos que se encargan del procesamiento del lenguaje: Corteza aduditiva, corteza motora, áreas de asociación, principalmente en el hemisferio derecho (recordamos que estas áreas en el hemisferio izquierdo se encargan del procesamiento lingüístico).

¿Qué nos aporta la música para que tod@s la tengamos tan presente?

Una de las definiciones de música que nos da la Real Academia de la Lengua es: Arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente.

Todas las investigaciones realizadas al respecto, destacan la alta conexión entre la música y las emociones. La música tiene la capacidad de provocar en todos nosotros respuestas emocionales. Las emociones pueden clasificarse en dos dimensiones, según su valencia (positivas o negativas) y su intensidad (alta o baja). Las emociones positivas inducen conductas de aproximación y las negativas, conductas de retirada. Ambas respuestas están mediadas por el cortex prefrontal ventromedial. Según los investigadores, la música no induce emociones, sino que induce información emocional. Provoca cambios fisiológicos en nosotros como cualquier otro estímulo emocional.

Al escuchar música se actúan algunas zonas donde se ubican las neuronas espejo, donde se sitúan emociones como la empatía. El núcleo accumbens (cuya función tiene que ver con la Recompensa, el Placer y los Comportamientos Adictivos)  se activa cuando escuchamos música agradable. La actividad de otra zona, relacionada con el miedo, la percepción del peligro y las respuestas de escape, la amigdala, baja su activación cuando escuchamos música relajante. Esta estructura también se encuentra implicada en la música de suspense.

Recientemente, Redes, el programa de televisión de Eduard Punset dedicaba un capítulo precisamente a ésto:

Redes: Música, emociones y neurociencia

La música es un estímulo que enriquece los procesos sensoriales, cognitivos (como el pensamiento, el lenguaje, el aprendizaje y la memoria) y motores, además de fomentar la creatividad y la disposición al cambio.

MUSICOTERAPIA

En los últimos años, ha cobrado gran importancia su función terapéutica (musicoterapia) en una gran diversidad de estados patológicos. A partir de diversos tipos de música se pueden inducir diferentes estados de ánimo, los cuales pueden repercutir en tareas psicomotoras y cognitivas. Una de las variables importantes que intervienen en estos efectos se refiere a la clase de música que se escucha. En este sentido, existen principalmente dos tipos: 1) la estimulante, que aumenta la energía corporal, induce a la acción y estimula las emociones y 2) la sedante, que es de naturaleza melódica sostenida y se caracteriza por tener un ritmo regular, una dinámica predecible, consonancia armónica y un timbre vocal e instrumental reconocible, con efectos tranquilizantes.

Se han realizado varias investigaciones tendentes a estudiar los efectos de la música sobre la ansiedad. Se ha observado que la de carácter estimulante aumenta la preocupación y la emocionalidad (activación fisiológica afectiva), mientras que la sedante la disminuye. También se ha encontrado una reducción de la tensión muscular y la fuerza física, relacionada con la ansiedad, a través de la audición de música tranquila, cuyos efectos repercuten en la comunicación humana. Por ejemplo, la de tonos mayores aumenta la satisfacción en la interacción humana y facilita la productividad.

En relación con las posibilidades terapéuticas de la música, se han publicado una gran cantidad de evidencias en diferentes tipos de pacientes. Los efectos terapéuticos, en parte, se dan gracias a que la música disminuye la ansiedad. Por ejemplo, una reducción del ritmo respiratorio y la presión sanguínea, así como menores puntuaciones en pruebas de ansiedad, en pacientes preoperatorios, después de escuchar música sedante.

En el cerebro, la música actúa sobre ciertos neurotransmisores como la serotonina y noradrenalina mejorando el estado de ánimo de las personas. De esa manera, la música altera la actividad cerebral y la vuelve más lenta. Ello se debe a que el ritmo del cuerpo, el latido cardíaco, la respiración y las ondas cerebrales tienden a sincronizarse al compás de cierto tipo de música.

BENEFICIOS DE PRACTICAR MÚSICA DE NIÑOS

Recientemente, encontrabamos un estudio de la Universidad de Northwestern, en Evanston, Illinois (EEUU), que concluye que los participantes que habían estudiado de uno a cinco años de música tenían mejores respuestas cerebrales frente a sonidos complejos. Estas personas eran más eficaces para extraer la frecuencia fundamental de la señal sonora, es decir, la frecuencia más baja en el sonido que es clave en la percepción musical y en el habla. “Esta habilidad les permite reconocer sonidos en un entorno complejo y ruidoso, también es importante para la expresión hablada y para la memoria”. Estos resultados, junto con los obtenidos en investigaciones previas por estos investigadores, permiten señalar “beneficios que van desde una mejor percepción auditiva, mayor función ejecutiva y un empleo más eficaz de herramientas comunicativas. Todo ello sugiere que el entrenamiento musical durante el desarrollo produce efectos positivos y a largo plazo en el cerebro adulto”, refiere el estudio.

Podeis consultar la noticia completa en elmundosalud.

Entre los muchos beneficios de la música para el ser humano, también se ha demostrado que mejora el rendimiento deportivo. Podeis consultar la entrevista al autor de la investigación aquí.

Son muchas las películas que tienen la música como eje central de su argumento. En relación con el daño cerebral, recordamos una que recomendamos en un post anterior: “The music never stopped“, basada en un ensayo de Oliver Sacks.

AMUSIA

La pérdida de la capacidad para reconocer la música, la melodía y el ritmo se denomina amusia. Puede ser congénita o adquirida.

En una lesión cerebral (adquirida), podemos hablar de diversas alteraciones, dependiendo de si se encuentra dañado el funcionamiento motor o expresivo:

– Amusia expresiva: resulta imposible cantar, silbar o tararear un tono.

– Amusia instrumental o apraxia musical: cuando se ve comprometida la capacidad para tocar un instrumento.

-Agrafía musical: incapacidad para escribir música.

También puede verse afectado el componente perceptivo:

-Amusia sensorial o receptiva: Incapacidad para discriminar entre tonos.

-Amusia amnésica: Dificulta la capacidad para reconocer canciones familiares.

-Alexia musical: Altera la capacidad para leer música.

La amusia congénita solamente afecta al tono. Diversas investigaciones señalan que se produce en el 4% de la población. Estas personas, desde su nacimiento, presentan un déficit en la percepción de melodías, así como en su producción.

Alteraciones más frecuentes:

Los amúsicos son incapaces de reconocer una melodía familiar sin la ayuda de las letras, desafinan al cantar sin percatarse de ello, no son capaces de diferenciar si dos melodías son iguales o diferentes, aunque perciben adecuadamente los patrones rítmicos. La amusia adquirida es susceptible de rehabilitación, aunque se ha solido dejar de lado, ya que si no se trata de músicos profesionales, no supone una alteración importante en la vida diaria de la persona afectada.

Recientemente, pudimos ver un reportaje sobre el tema, realizado en el CEADAC (Centro Estatal de Atención al Daño Cerebral, centro de referencia nacional):

Amusia

Podeis encontrar ésta y más información sobre este curioso trastorno, así como sus bases neuroanatómicas, en este artículo de la Revista de Neurología: Música y cerebro.

Efectos del calor en pacientes neurológicos

27 Jul

Necesitamos un descanso!!! Por eso, nos vamos unas semanitas de vacaciones! Volveremos el 20 de agosto con las pilas cargadas y dispuestos a enfrentar un nuevo curso cargado de emociones, y por suerte, de trabaj0.

Estos meses de creación y puesta en marcha del centro han sido muy duros e intensos, afortunadamente, parece que todo el esfuerzo está empezando a dar sus frutos y no podemos sentirnos más dichosos e ilusionados. Mil gracias a tod@s los que nos seguís, consultáis y nos haceis sentir vuestro calor diariamente. Para nosotr@s, el poder informar y ayudar es la verdadera recompensa.

Os dejamos este post, extraido de un artículo de Diario Médico DM sobre cómo afecta el calor al cerebro, y especialmente cuando existen alteraciones neurológicas. Esperamos que os guste.

Nos vemos en unas semanitas!! Pasadlo bien!!

El calor puede provocar diversos trastornos en personas más susceptibles con patologías neurólogicas.

En los meses de verano muchas personas se quejan de cansancio casi perpetuo, dificultad para hacer tareas de una forma activa, imposibilidad para dormir por las altas temperaturas… Males menores, derivados de los rigores del calor, para personas sanas que, no obstante, pueden ser más preocupantes en otras con algún tipo de afección neurológica, más aún si se trata de niños y de mayores. ¿Es, por tanto, el calor del verano enemigo de nuestro cerebro? No es que altere realmente el funcionamiento cerebral, sino que interfiere en determinados patrones de la vida diaria en personas sanas.

La llamada de atención, según la Sociedad Española de Neurología SEN, se centra en la posible, y en algunos casos probada, alteración de síntomas de patologías neurológicas. “El calor impide que el hipotálamo controle adecuadamente la temperatura corporal provocando que ciertos ciclos biológicos, como el sueño, estén peor regulados. Este hecho debe tenerse en cuenta en pacientes que toman medicamentos que suelen alterar esta regulación, muchos de los cuales son neurológicos”, ha indicado a DM David Ezpeleta, miembro de la SEN y neurólogo del Hospital Universitario Quirón de Madrid.

  • La reducción de horas de sueño se relaciona con la frecuencia de crisis epilépticas en los días siguientes, por lo que hay que combatir el insomnio por calor

Sueño y crisis
Experimentar problemas de insomnio por calor es muy frecuente y casi universal y puede alterar negativamente a enfermedades neurológicas que dependen mucho de la calidad del sueño: cefaleas y epilepsia, fundamentalmente. En la cefalea suele aumentar la posibilidad de crisis cuando se duerme más, pero también cuando se duerme menos.

En el caso de la migraña, “habitualmente los episodios mejoran espontáneamente durante el verano, por lo que es buen momento para realizar vacaciones de medicación preventiva en personas con varios meses de mejoría”. No obstante, matiza que hay factores asociados a esta época estival que pueden empeorar o desencadenar la aparición de crisis, como por ejemplo la exposición directa a la luz solar. “Puede deberse a la activación de terminales periféricas, por fruncir el ceño o por calor directo sobre termorreceptores de cuero cabelludo; y tampoco hay que olvidar las transgresiones dietéticas y de la vida diaria”.

Más preocupante, según Ezpeleta, es la epilepsia, enfermedad en la que existe una relación directa entre la reducción de horas de sueño y la frecuencia de crisis en los días siguientes.

  • Los pacientes con demencias, Parkinson avanzado y otras neurodegeneraciones son más vulnerables a los efectos del calor y de la deshidratación

“Es importante saber que el insomnio asociado al calor veraniego que tantas consecuencias neurológicas puede tener no es susceptible de tratarse con somníferos”. Se recomienda buscar una mejoría ambiental que ayude a regular de forma natural el ciclo de vigilia-sueño. Para los epilépticos, el neurólogo recomienda además mantener un adecuado equilibrio hidroelectrolítico que no influya en las concentraciones de los antiepilépticos. A pesar del asueto vacacional, deberían respetarse al máximo las normas higiénicas y terapéuticas que se siguen en otras épocas del año.

Velocidad de transmisión
El cansancio y la fatiga que conllevan las altas temperaturas, unidos a los cambios en el ritmo de vida que imponen los meses estivales y las vacaciones de verano, pueden repercutir en muchas neuropatías por distintos mecanismos. Así, por ejemplo, una de las relaciones más claras y mejor comprobadas en neurología es la vinculación entre el calor externo, el aumento de la temperatura corporal y la esclerosis múltiple (EM). Esta triada “produce una alteración en la velocidad de la transmisión neuromuscular. Los afectados pueden tener algún tipo de déficit, incluso subclínico, de brotes previos. Debido al calor, estos brotes subclínicos se reactivan apareciendo síntomas que el paciente interpreta como nuevos, pero que en realidad se deben simplemente al calor. Dicha diferenciación es importante para tranquilizar al paciente, aunque se someta a estudio, e indicarle que no se trata de un brote sino de un efecto característico mediado por el calor”.

En otras enfermedades neuromusculares que producen debilidad, como la miastenia y otras miopatías, también el calor, el cansancio y la fatiga pueden producir un aumento de los síntomas debido al factor externo y no a un empeoramiento real del proceso primario.

Prevenir en Parkinson
El verano puede afectar asimismo a pacientes con demencias y otras neurodegeneraciones, como el Parkinson, sobre todo si está muy avanzado, de forma multifactorial y por muchos flancos, según Ezpeleta. “La exposición directa a la luz del sol es muy desaconsejable en un paciente con un proceso grave de este tipo que, además, está polimedicado. También es más probable que los dementes se deshidraten porque tienen alteraciones en los reflejos de la sed y no piden agua”.

En Parkinson avanzado, además de las dificultades motoras y de movilidad, convive un trastorno vegetativo, con alteraciones de la sudoración, por lo que existe un mayor riesgo de deshidratación. “Como en el resto de la población, el consejo sería beber litro y medio de agua diaria, independientemente de la sed”. Se recomienda además evitar posturas mantenidas durante mucho tiempo, como la sedestación, porque pueden favorecer episodios sincopales, facilitados también por la deshidratación.

PLANIFICAR

Este verano, tal y como ha anunciado la Agencia Estatal de Meteorología, será un poco más cálido de lo normal. La Sociedad Española de Neurología recuerda la importancia de que toda la población, pero especialmente pacientes con algún tipo de afección neurológica, así como los niños y personas mayores, sigan una serie de medidas. Éstas son muy similares a las difundidas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en su Plan Nacional de Actuaciones Preventivas de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, iniciado en 2004.

  • Ambiente fresco

Hay que procurar evitar los lugares calurosos y con poca ventilación.

  • Vestir para la ocasión

Utilizar tejidos frescos y transpirables.

  • Hidratarse

Es recomendable beber un litro y medio de agua al día para combatir la deshidratación.

  • Descansar

Se deben programar descansos de entre 10-15 minutos con el objetivo de que el calor no agrave los síntomas de sus enfermedades o se produzcan problemas de insomnio, somnolencia o excesivo cansancio.

 

Cerebros adolescentes, alcohol y otras drogas. Semana mundial del cerebro.

15 Mar

Esta tarde, el Dr. Juan Jiménez Roset, psiquiatra y coordinador regional de Drogodependencias, nos hablará de los efectos de las drogas en el cerebro, especialmente del alcohol, una de las llamadas “drogas legales”, con un gran efecto depresor en el sistema nervioso.

La conferencia tendrá lugar a las 19:30h en el Salón de actos de la Real Academia de Medicina y Cirugía de la Región de Murcia.

Muestran cómo el cerebro almacena nueva información.

14 Mar

 

cerebro, recurso, neuronas

Científicos del Wake Forest Baptist Medical Center y el the McGovern Institute of the Massachusetts Institute of Technology, en Estados Unidos, han mostrado cómo la nueva información que llega al cerebro es codificada por las neuronas del cortex prefrontal, el área del cerebro implicada en la planificación, la toma de decisiones, el trabajo de la memoria y el aprendizaje.

El cerebro tiene una gran capacidad para aprender nuevas tareas cognitivas mientras mantiene los conocimientos adquiridos sobre funciones necesarias para el día a día. Sin embargo, hasta ahora, el cómo esta nueva información se incorporaba al sistema cerebral que controla las funciones cognitivas era un misterio.

Según el autor de este trabajo, Christos Constantinidis, profesor adjunto de Neurobiología y Anatomía de la Wake Forest Baptist, en este estudio, publicado ‘on line’ de ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, “han sido capaces de aislar la actividad directamente del cerebro, permitiendo ‘ver’ qué estaba ocurriendo en el cortes prefrontal antes y después de aprender una nueva tarea”.

Para realizar este estudio, los investigadores analizaron la actividad eléctrica de las neuronas antes y después de un entrenamiento para realizar dos test breves de memoria. Inicialmente, dos monos observaron la pantalla de un ordenador mientras varias formas –como cuadrados y círculos– aparecían, mientras que los autores registraban la actividad eléctrica de sus cerebros. Los mismos animales fueron entrenados después para reconocer varias formas y recordar si dos símbolos pegaban el uno con el otro.

Utilizando un análisis informático de los registros neuronales, los investigadores compararon datos para valorar qué información estaba presente antes del entrenamiento y qué nueva información apareció mientras se aprendía la nueva tarea. Descubrieron que aprender estaba asociado a una activación de un pequeño número de neuronas que estaban ligeramente especializadas para la nueva tarea, mientras que esas mismas neuronas mantenían la información preexistente antes del entrenamiento.

Fuente: europapress

Un retraso en la maduración de algunas regiones del cerebro puede ser el origen del TDAH

27 Feb

Relacionadas con la atención y el autocontrol

Cerebro humano

Foto: University of California-Los Angeles

“Los fármacos no curan, disminuyen los problemas conductuales”, explica la doctora Katya Rubiá

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) –

Técnicas de neuroimagen demuestran que los niños con trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad (TDAH) presentan un retraso en la maduración de algunas regiones del cerebro, zonas relacionadas con la atención y el autocontrol, que podrían ser el origen de este y otros trastornos psiquiátricos, según ha explicado la doctora Katya Rubiá, profesora en Neurociencias Cognitivas en el Instituto de Psiquiatría de Londres (Reino Unido).

Las investigaciones llevadas a cabo por su grupo investigador lo demuestran, explica en una entrevista Europa Press. “Nadie sabe por qué se produce el TDAH, lo que sí se ha demostrado a través de técnicas de imagen es que hay zonas más afectadas que otras, concretamente en las conexiones entre el lóbulo frontal y los ganglios basales, estas regiones (redesfrontosguiadas), son importante para la atención, el autocontrol, la atención y la motivación”, afirma.

Se considera que el TDAH no tiene una causa única, sino que se da por una serie de factores biológicos y psicosociales que interactúan entre sí. Por un lado, una producción irregular en dos neurotransmisores como son dopamina y noradrenalina; y, por el otro, la predisposición genética, que se traduce en un riesgo del 57 por ciento de que el niño presente este trastorno si uno de los dos padres también lo tiene.

En este sentido, investigaciones acerca del origen del TDAH realizadas en las dos últimas décadas han hecho grandes progresos en la comprensión de las funciones del córtex prefrontal, en su implicación en los procesos de inhibición y autocontrol a través de las llamadas funciones ejecutivas y, por tanto, en su implicación en los procesos neuropsicológicos alterados subyacentes al TDAH.

Esta experta utiliza la neuropsicología, la genética, la manipulación farmacológica y la resonancia magnética para investigar los sustratos neuronales de las funciones cognitivas asociadas con la atención y la impulsividad en el desarrollo normal y en especial en trastornos infantiles como el TDAH y otros trastornos conductuales.

Dado que los síntomas que sufre el niño con TDAH van más allá de los síntomas nucleares del trastorno (hiperactividad, falta de atención o de impulsividad), en la actualidad se establece que el tratamiento correcto del TDAH pasa por su abordaje multimodal. Esto supone la realización simultánea y coordinada de aproximaciones terapéuticas farmacológica, psicológica, psicopedagógica y psicosocial.

El fármaco más utilizado es un psicoestimulante, el metilfenidato, que aumenta los niveles de dopamina. Aunque, en los últimos años se están estudiando nuevos bioquímicos. No obstante, recuerda, “los fármacos no curan, disminuyen los problemas conductuales”, hasta el punto de que “en el 70 por ciento de los pacientes los fármacos disminuyen los problemas conductuales hasta un 40 por ciento”. Sin embargo, no los normalizan del todo y, al menos, “hay un 30 por ciento de niños que no responden a ninguna medicación”, para estos caso se aplican sobre todo los tratamientos conductuales.

LOS MALOS DE LA CLASE

Este trastorno se caracteriza por la hiperactividad, falta de atención e impulsividad, pero va más allá ya que afecta a todas las áreas de la vida del paciente relacionadas con el desarrollo social y emocional. En la vida cotidiana, estos niños son incapaces de permanecer quietos y concentrados en una actividad, no atienden y tienen un mal comportamiento.

“Tienen grandes problemas con la atención sostenida, para concentrarse, se distraen con mucha facilidad y les cuesta atender a una cosa; tiene una falta de inhibición y problemas con la memoria a corto plazo; son impulsivos y no consideran las consecuencias de sus actos”, explica.

Asimismo, presentan un retraso psicomotor, trastorno del lenguaje y dificultades en la grafía, que muchas veces se confunde con falta de interés o incapacidad del niño para aprender. A todo ello se le debe añadir su mala gestión de las emociones, que les lleva a tener problemas con sus compañeros y a que a menudo se les etiquete como ‘los malos de la clase’. De hecho, señala Rubiá, “se ha observado que hasta un 50 por ciento de los presos han sufrido TDAH en la infancia”.

Infradiagnóstico es alto, “en gran medida por el desconocimiento de los médicos de Atención Primara”, explica, sin embargo es indispensable abordar cuanto antes su tratamiento porque es una enfermedad crónica.

Afecta entre el 3 y el 7 por ciento de la población infantil en España, según la Guía de Práctica Clínica en TDAH, del Ministerio de Sanidad. Se estima que más del 80 por ciento de los niños que presentan el trastorno continuarán padeciéndolo en la adolescencia, y cerca del 65 por ciento lo presentarán también en la edad adulta, aunque las manifestaciones del trastorno irán variando notablemente a lo largo de su vida.

Actualmente, esta experta está estudiando el uso de ‘neurofeedback’ en estos pacientes y ha observado que se han producido avances en este área, ya que “tanto en niños como adultos se ha comprobado que son capaces de activar las funciones deterioradas”. Según explica se trabaja directamente con el paciente enseñándole a autorregular las regiones que no tiene completamente activadas.

No obstante, el tratamiento pasa por una atención multidisciplinar, apoyada por psiquiatras especialistas en niños y centros de atención donde se les ayude a modular el comportamiento, a través de fármacos y actividades conductuales. Además, ha añadido, es necesario aumentar la información y formación sobre este tema entre profesionales y la población general.

 

Fuente: http://www.europapress.es/salud/noticia-retraso-maduracion-algunas-regiones-cerebro-puede-ser-origen-tdah-20120224151337.html