Tag Archives: lesión cerebral

Hormona del crecimiento y riesgo de ictus

2 Sep

Volvemos del verano con las pilas cargadas y nos hemos encontrado una noticia que queremos que nos invite a tod@s a reflexionar al respecto. La prestigiosa revista Neurology, la revista de la Academia Americana de Neurología (AAN), publicaba en agosto un estudio realizado en Francia sobre los efectos a largo plazo del tratamiento con somatropina u hormona del crecimiento (GH). Ya hemos hablado sobre este tema en un post anterior, destacando la importancia de que existan ensayos clínicos y estudios controlados para probar la efectividad y la seguridad para el paciente, a corto y a largo plazo.

Esta investigación ha encontrado una mayor incidencia en la aparición de ictus en la primera adultez (24 años) en los sujetos que de niños fueron sometidos a tratamiento con esta hormona, comparados con sus pares que no habían recibido este tratamiento. En concreto, los autores aluden a una “fuerte asociación”, siendo ésta mayor con las lesiones hemorrágicas que con las isquémicas.

15176En el estudio, han utilizado una muestra de 6.874 niños que habían sido sometidos a tratamiento con GH entre 1985 y 1996 (el tiempo medio de tratamiento fue de 3’7 años, siendo la edad media de final de tratamiento de 17 años). La mayoría de ellos, presentaban un déficit en sangre de esta hormona (única situación en la que la Agencia Española del Medicamento recomienda administrarla); otro pequeño grupo, pese a que no presentaban este déficit, tenían una estatura muy baja para su edad, por lo que el tratamiento se administró para ayudar a que alcanzaran una talla mayor. Los autores del estudio destacan que  los niños no presentaban otras condiciones que hicieran creer que podían tener un riesgo de ictus mayor al de cualquier otro niño. Desde 2008 hasta 2010 se realizó un seguimiento longitudinal a los participantes en el estudio, prestando especial interés a las condiciones médicas.

El investigador principal del estudio, el Dr. Joël Coste, finaliza el reporte con esta frase “We believe the tens of thousands of people worldwide who are treated with growth hormones should be informed about this risk”  (Creemos que las decenas de miles de personas que en todo el mundo están siendo tratadas con hormonas de crecimiento deberían ser informadas acerca de este riesgo).

Añade también que son necesarias más investigaciones para determinar con seguridad si es el tratamiento con hormona del crecimiento lo que causa este aumento del riesgo de ictus. En cualquier caso, consideran que esta información debe ser tenida en cuenta tanto por los padres como por los doctores al valorar las distintas opciones de tratamiento.

Podéis consultar el artículo original en este enlace.

Anuncios

La falsa memoria

5 Jun

Tras una lesión cerebral, uno de los trastornos más frecuentes son los problemas de memoria. En su mayor parte, no se limitan solamente a la falta de recuerdos (amnesia), sino que vienen acompañados por confusiones, intrusiones y otras alteraciones que se suman a ésta e interfieren en todos los aspectos de la vida del afectado.

La memoria es una capacidad compleja, formada por multitud de componentes. Podría ser definida como “la capacidad para almacenar, procesar y recuperar la información”. Ya en 1949, Hebb distinguió entre memoria a corto y a largo plazo. La memoria a corto plazo sería lo que entendemos como memoria inmediata, es decir, la reverberación de circuitos cerrados de neuronas actuando conjuntamente, un grupo de células que continúan manteniendose activas tras la desaparición del estímulo. La memoria a largo plazo implicaría cambios estructurales en las conexiones sinápticas, es decir, en la forma en la que se comunican las neuronas. Así pues, ciertas neuronas quedarían más fuertemente conectadas, y la activación de una de ellas provocaría la activación del resto de la red, apareciendo el recuerdo.

Existen otras divisiones de la memoria: Memoria de trabajo (capacidad para mantener activa y manipular mentalmente la información), memoria explícita o declarativa (capacidad para declarar conscientemente datos y eventos) o memoria implícita, que serían aquellos conocimientos y conceptos que almacenamos de forma no consciente (habilidades, hábitos y diversos efectos como el priming o formas de condicionamiento clásico).

Parece lógico pensar que si existen diversos sistemas de memoria, éstos estén sustentados por distintos sistemas cerebrales. Es por ésto que ante una lesión podemos encontrarnos alterados algunos componentes de la memoria, pero otros no, dependiendo de las zonas cerebrales que se encuentren implicadas.

ALTERACIONES DE LA MEMORIA

Podemos dividir las alteraciones en cuantitativas, cuando lo que se encuentra afectado es la “cantidad de recuerdos” y cualitativas, en las que lo que se encuentra alterado es el contenido de estas memorias.

1.- La principal alteración cuantitativa de la memoria es la amnesia. Se divide principalmente en dos tipos:

*Amnesia anterógrada. Consiste en la alteración del aprendizaje o adquisición de nuevos recuerdos tras la lesión. Esta alteración puede deberse a dificultades en el procesamiento y almacenamiento de la información (principalmente en lesiones del lóbulo temporal) o en la evocación y organización de esta información (cuando se encuentra implicado el lóbulo frontal).

*Amnesia retrógrada. En este caso, la alteración consistiría en la pérdida de recuerdos adquiridos antes de la lesión.

Ambas pueden ser generalizadas (amnesia global) o parciales (amnesia lacunar o presencia de “lagunas” ).

2.- Por otro lado, también puede verse alterado el contenido propiamente dicho de esas memorias. Ésto serían las paramnesias.

Paramnesia es un término en desuso que fue propuesto por Emil Kraepelin (psiquiatra alemán) en 1886. Proviene del griego y está formado por el prefijo PARA, que significa desde, en dirección lateral, tangencial, próximo a, más allá de, al lado de; y por el término MNESIS- Memoria.

Las paramnesias se pueden manifestar como alteraciones en el recuerdo o como alteraciones en el reconocimiento.

Las alteraciones en el recuerdo son transformaciones ideativas de situaciones o experiencias. Pueden partir de un recuerdo real o ser completamente independientes, y variar desde una simple confusión hasta una narración irreal de los sucesos acontecidos, es decir una historia completamente falsa. Dentro de ellas podemos encontrar algunas muy llamativas, como las CONFABULACIONES o la  PSEUDOLOGÍA FANTÁSTICA.

Las confabulaciones son una trasposición de sucesos en el tiempo y la construcción de historias para rellenar los huecos de las secuencias perdidas. Se distinguen de la mentira en que el individuo no está intentando engañar conscientemente  suelen ir asociadas a amnesia de origen orgánico.

La pseudología fantástica es un relato incontrolado, de historias inventadas o fantaseadas, con un gran componente fantástico, que en apariencia, el sujeto se puede llegar a creer y que expone considerándolas reales. Se relaciona con cuadros histéricos y trastornos facticios como el síndrome de Münchausen.

Por otro lado, dentro de las alteraciones en el reconocimiento podemos encontrar diversos síndromes como las criptomnesias, el Síndrome de Capgras, el Síndrome de Fregoli o el Síndrome de Reduplicación.

La paramnesia de reconocimiento o criptomnesia sucede cuando la percepción de un objeto por primera vez provoca la vivencia en el individuo de que ya anteriormente ha sido percibido por él (Déja vu, Déja vécu o Déja entendu); o por el contrario, cuando un objeto repetidamente percibido es experimentado por el sujeto como algo nunca vivenciado (Jamais vu, Jamais vécu, Jamais entendu). Estos fenómenos pueden aparecer en situaciones normales, durante la hipnosis o asociados a cuadros epilépticos del lóbulo temporal.

El Síndrome de Reduplicación o paramnesia reduplicativa es aquella en la que el sujeto está convencido de que una persona, un lugar o un objeto están duplicados y es incapaz de no asociar la situación actual con una experiencia previa que le es familiar (Ej: conoce el nombre del hospital pero lo coloca en otra ciudad, su ciudad natal). En 1903 Arnold Pick acuñó el término de paramnesia reduplicativa para denominar la reduplicación delirante del espacio. Posteriormente, se añadieron las reduplicaciones de tiempo y persona. Es frecuente en la recuperación de estados confusionales y en las demencias.

Dentro de los falsos reconocimientos de personas, se distinguen 2 tipos:
*No reconocer a una persona conocida. Es aquella en la que o conocido aparece como desconocido.

Síndrome de Capgras. También llamado Ilusión de Sosias (en relación al personaje de la comedia “Anfitrión” de Plauto, del que se disfrazaba Júpiter), es la paramnesia más frecuente (especialmente en mujeres) y engloba varias entidades clínicas. En ella, el enfermo vivencia de modo doble o múltiple a una persona conocida, es decir, alguien conocido es sustituido por un impostor idéntico. Esta persona a veces es ella misma y otras es un doble o un impostor. Se asocia principalmente con alteraciones psiquiátricas y a patologías neurodegenerativas: Enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y demencia con cuerpos de Lewy difusos.

*Reconocer a una persona desconocida. Sería una falsa identificación de desconocidos.

Síndrome de Frégoli. Consiste en la creencia de que una persona bien conocida por el paciente está imitando a otras desconocidas. También puede creer que un perseguidor desconocido es capaz de asumir la apariencia de otras personas o que ciertas características psicológicas de alguien de su entorno se transmiten de una persona a otra.

Tras una lesión cerebral grave, pueden apreciarse diversas alteraciones mnésicas, especialmente las confabulaciones suelen aparecer con frecuencia, y tienden a ser interpretadas por el entorno del paciente como intentos conscientes de engaño o incluso como bromas jocosas del mismo. Es por ésto que conocer el origen de estas distorsiones nos ayudará a entender mejor al enfermo, y por tanto, a orientar su tratamiento de forma adecuada.

Respecto al correlato anatómico, actualmente los resultados de las diversas investigaciones apuntan que las lesiones hemisféricas derechas, especialmente frontales, son NECESARIAS y SUFICIENTES para producir estas paramnesias o síndromes de disidentificación. No obstante, la mayoría de los casos descritos se orientan a la asociación de lesiones hemisféricas derechas en el contexto de alteraciones corticales difusas o bifrontales.

Día de la epilepsia ¿Qué hacer ante una crisis?

24 May

Hoy es el día mundial de la epilepsia. Un trastorno neurológico que afecta a más de 40 millones de personas en Europa. Sus causas pueden ser variadas. En casi la mitad de los afectados no se conoce una causa concreta, siendo idiopática.

No obstante, es común que tras una lesión cerebral, incluso años después (debido a los procesos de cicatrización) se produzcan alteraciones encefalográficas, es decir, en la actividad eléctrica cerebral. Ésto son las crisis epilépticas.

Una crisis epiléptica es un episodio originado por una actividad anormal en el cerebro. Su comienzo suele ser repentino, sin avisar (aunque en algunos casos hablan de un “aura”, algo fuera de lo común que sucede justo antes de la crisis: por ejemplo, oler a quemado).

Habitualmente, dura unos pocos minutos. Cuando termina, el paciente puede permanecer dormido, somnoliento o confuso durante un tiempo más o menos prolongado (minutos u horas). Esto es el llamado “periodo postictal”.

Tras la crisis, el paciente habitualmente no recuerda nada.

No todas las crisis son iguales:

  • A veces son generalizadas (con pérdida de conocimiento). Podemos ver: relajación de esfínteres (orinarse encima), que se muerda la lengua (normalmente sin importante, a pesar de la sangre), que se quede rígido, que se caiga de repente, que convulsione…

  • Otras veces son focales (solo afectan a una parcela del funcionamiento general). Puede conllevar: movimientos en una extremidad, que se quede inmóvil, sin hablar y con mirada perdida, sensación o emoción anormal que sólo se da cuenta quien la sufre (hormigueo, alucinaciones, pensamiento extraño). Duran segundos o minutos, pero pueden generalizarse.

¿QUÉ HACER ANTE UNA CRISIS EPILÉPTICA CONVULSIVA?

Es importante, cuando hay probabilidad de que aparezcan crisis comiciales, estar preparado para reaccionar adecuadamente:

  • Ante todo, tratar de MANTENER LA CALMA.
  • Llamar al 112 (por si se presenta alguna complicación).
  • Mientras llegan los servicios sanitarios, debemos intentar proteger al paciente de posibles lesiones:
    • Tumbarlo en el suelo o una cama, para que no caiga bruscamente.
    • Aflojar la ropa que pueda hacer presión.
    • Girarle la cabeza hacia un lado para prevenir ahogos.
    • Poner una almohada debajo de la cabeza para que si convulsiona, no se golpee.
    • Retirarle las gafas y la dentadura postiza u ortodoncia (solo si no hay riesgo de mordida)
    • Apartar los objetos de alrededor para evitar que se golpee.
    • Tomar nota de la hora y de la duración del episodio.
    • Si hay medicación prescrita (vía anal), administrar.
    • Mantener al paciente en esta posición, incluso si ha finalizado la convulsión.

Aunque haya pasado un tiempo desde la última crisis, no se debe abandonar la medicación prescrita para controlar los ataques epilépticos hasta que el médico así lo decida, ya que existe una alta probabilidad de que las crisis vuelvan a aparecer.

Un ataque epiléptico no deja secuelas importantes, más allá del periodo postictal anteriormente mencionado. Sin embargo, la presencia frecuente de estos episodios interfiere significativamente con el desarrollo normal de las actividades de la persona, y si son muy frecuentes, pueden influir negativamente en la recuperación del afectado.

La cafeína, las drogas y los estímulos sensoriales intensos (luces fuertes parpadeantes) pueden favorecer la aparición de las crisis, por lo que es importante controlar estos factores cuando existe riesgo de sufrir estos ataques.

Mi familiar ha ingresado en la UCI por una lesión cerebral… ¿Qué puedo hacer?

22 Feb

En las primeras horas en el hospital es esencial no estar solos. La presencia de familiares y amigos es importante, y conviene aprovechar su apoyo y disponibilidad para ayudar. El hospital es un sitio extraño, en el que estaremos desorientados y preocupados. Mientras que atienden a nuestro familiar se nos solicitará información administrativa, social, legal y sanitaria. Después, tendremos que esperar la información de los médicos.

Con familiares y amigos a nuestro lado será más fácil recordar lo que nos cuentan los médicos, preguntar lo que es más importante, solicitar la atención que necesitamos o asimilar las noticias que vamos recibiendo.

Es probable que la estancia en el hospital se prolongue. Lo fundamental es economizar energías: descansar, cuidarse en la hidratación y alimentación durante la espera, darse relevos en la espera entre familiares y amigos… La familia no debe adoptar decisiones importantes y definitivas hasta que la situación evolucione: todo lo que pueda posponerse, debe posponerse.

También es importante atender las cuestiones legales; buscando asesoramiento profesional si hay implicaciones de este tipo en el daño (por ejemplo, por accidente de tráfico, laboral o por agresión).

Cuando nuestro familiar entra en la UCI, hay dos cuestiones muy importantes que tener en cuenta: la información y la visita en la UCI.

La información:

Es bueno que asista más de una persona a la entrevista, que se preparen las preguntas previamente y, por supuesto, que se pidan explicaciones si no se entiende algo.

En la mayor parte de los casos el pronóstico es incierto, hay que esperar a la evolución (a veces meses) para tener seguridad de cómo serán las cosas. A veces, por presión familiar, los médicos presentan pronósticos inseguros o tajantes que se contradicen entre ellos. Eso nos hará sentir peor, así que es mejor esperar.

Un paciente en la UCI es muy inestable: presenta mejorías y empeoramientos y la información que recibimos cambia cada día. Hay que esperar porque es la evolución normal en estos casos.

La visita:

Aunque nos puedan impresionar las máquinas, sus pitidos y la indefensión de nuestro familiar es bueno que le hagamos compañía y, si nos apetece, que le hablemos evitando conversaciones alarmantes.

Si está en coma no recordará este período, aunque veamos que parece reaccionar a nuestra presencia con cambios de ritmo cardíaco, por ejemplo. Si no observamos esto, no debemos preocuparnos. Cuando lo vemos, nos anima, pero su significado por la evolución futura es incierto.

Este artículo está extraído de la publicación “Daño Cerebral Adquirido: orientación para familiares, amigos y cuidadores” editada por FEDACE.

Descubren los genes del ACV

29 Abr
La investigación sobre accidente cerebrovascular siempre ha estado un poco rezagada, así que es un gran avance en ese sentido porque nos estamos poniendo al día”

Científicos han identificado una región cromosómica que podría contener dos variantes genéticas responsables de un mayor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico.

Cerca del 20 por ciento de los blancos y el 10 por ciento de los negros en Estados Unidos y Europa tienen al menos una copia de la variante genética. Cada variante aumenta el riesgo de este tipo de accidente cerebrovascular en 30 por ciento, de acuerdo con los autores de un estudio publicado en línea el miércoles y en la edición impresa del 23 de abril de la New England Journal of Medicine.

“Es necesario empezar con algo y conocer esta información nos permite intentar pensar en la prevención”, dijo el Dr. Keith Siller, director médico del Centro integral para la atención del accidente cerebrovascular del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. “Es posible que este hallazgo no tenga ningún significado ahora, pero cómo se puede empezar a abordar la prevención de esta enfermedad si no sabemos qué la causa. Es un paso inicial muy importante”.

Siller no participó en el estudio, que fue financiado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre y otras ramas de los Institutos Nacionales de Salud.

Las implicaciones eventuales son potencialmente enormes.

El accidente cerebrovascular isquémico, causado por la obstrucción del flujo sanguíneo al cerebro, representa el 90 por ciento de todos los casos de accidente cerebrovascular.

“El accidente cerebrovascular es la tercera causa de muerte y principal causa de discapacidad”, dijo Siller. “Estamos hablando de millones y millones de personas que tienen algún tipo de predisposición genética”.

“No es mucho lo que se conoce sobre genes específicos en el accidente cerebrovascular”, dijo Myriam Fornage, autora del estudio y profesora de cardiología del Brown Foundation Institute de medicina molecular para la prevención de enfermedades humanas en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston. “Los autores usaron datos de un consorcio de cuatro estudios en el que participaron casi 20.000 personas, todas blancas, a las que se les dio seguimiento durante una media de 11 años.

“Básicamente, los estudios monitorizaron el desarrollo del accidente cerebrovascular a lo largo del tiempo, y superpusimos sobre esa información los datos genéticos, que resultaron de la observación de 2.2 millones de polimorfismos del genoma de estos participantes”, explicó Fornage. “Identificamos dos polimorfismos ubicados en la misma región cromosómica”.

Los investigadores replicaron los hallazgos en otras poblaciones blancas y negras.

“Lo que tenemos ahora es la ubicación de un gen que predispone al accidente cerebrovascular”, dijo Fornage. “Desconocemos la mutación real, [aunque] tenemos una buena idea de que es el gen NINJ2, involucrado en la respuesta cerebral a la lesión”. El otro gen candidato es el WNK1, implicado en el control de la presión arterial.

El siguiente paso de los investigadores será comprender cómo funcionan los genes.

“El paso es identificar la mutación real que podría ocurrir en ese gen”, dijo Fornage.

Siller dijo que los investigadores “están cada vez más cerca de descubrir ciertas fórmulas en el organismo que podrían hacer que una persona tenga predisposición al accidente cerebrovascular”.

“Pero hasta que estos genes no se puedan manipular, la información no tiene ningún uso práctico, aunque esto no significa que no sea bueno tenerla”, dijo. “Tenemos que prepararnos para el momento en que estas manipulaciones sean posible”.

También, ser capaz de identificar a las personas en mayor riesgo de accidente cerebrovascular podría conducir a cambios más agresivos en el estilo de vida con el fin de reducir ese riesgo, agregó Siller.

“Y eso tiene implicaciones desde ya”, dijo. (HealthDay News)

FUENTE:

http://es.globedia.com/cientificos-descubren-genes-accidente-cerebrovascular